El presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, inauguró hoy la 123ª Sesión del Comité Olímpico Internacional (COI) en Durban (este), que elegirá mañana la ciudad organizadora de los Juegos Olímpicos de Invierno de 2018.

La cumbre cuenta con la presencia de destacadas personalidades del mundo del deporte, entre ellas el príncipe Alberto de Mónaco y su mujer (la nadadora olímpica sudafricana Charlene Wittstock), y el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

En su discurso inaugural, remitido a los medios por la Presidencia de Sudáfrica, Zuma deseó a las delegaciones de las tres ciudades candidatas, Múnich (Alemania), Annecy (Francia) y PyeongChang (Corea del Sur), una feliz estancia a la espera de la "tensa" decisión del COI, que se conocerá mañana por la tarde.

La reunión del COI cuenta también con la presencia del presidente de Alemania, Christian Wulff, y del exfutbolista alemán Franz Beckenbauer, como embajador de la candidatura de Múnich.

El entrenador del equipo londinense de fútbol del Arsenal, Arsène Wenger, acudió a Durban en apoyo al proyecto francés de la ciudad de Annecy, según informó hoy la agencia estatal de noticias de Sudáfrica, BuaNews.

Cada candidatura dispondrá de 45 minutos para presentar su proyecto antes de que los miembros del comité lleven a cabo la votación que decidirá la ciudad ganadora.

El mandatario sudafricano recordó la celebración en Sudáfrica de la Copa del Mundo de fútbol, que hace un año se estaba disputando, y destacó el valor del deporte "como una poderosa herramienta para unir a los pueblos del mundo por encima de diferencias políticas, religiosas o económicas".

Por su parte, el príncipe Alberto de Mónaco y su esposa aprovecharán su estancia en Durban para una fiesta para 200 invitados en un lujoso hotel de la ciudad costera, una celebración más para la pareja, que contrajo matrimonio el pasado domingo en Mónaco.