El jefe máximo de la guerrilla de las FARC, "Alfonso Cano", tiene las "semanas contadas" ante la operación militar que le sigue el rastro en el suroeste del país, previó hoy el director de la Policía Nacional, el general Óscar Naranjo.

"Me atengo a mi instinto, a mi experiencia, (y) creo que a este individuo, a este terrorista, le quedan las semanas contadas", aseguró Naranjo, cuya institución asiste con inteligencia a las fuerzas que lo persiguen.

Naranjo observó que la operación continuada contra el líder insurgente es de tal envergadura e importancia que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han recurrido a acciones "avispa" con el propósito de distraer de ese foco a las tropas.

"Estas últimas operaciones cada vez están más cerca de ese objetivo de alto valor", sostuvo Naranjo durante una entrevista conjunta en Bogotá con Caracol Radio y Caracol Televisión.

Las acciones, que llevan meses, se desarrollan "en una zona en la que probablemente ningún ejército del mundo lo ha hecho", destacó el jefe policial al aludir a las características topográficas de la región de influencia del dirigente guerrillero.

"Alfonso Cano", alias de Guillermo León Sáenz, ha tenido su centro de operaciones en lo más alto del Cañón de las Hermosas, en las montañas de páramo de la cordillera andina Central.

Allí, la lucha es "contra la adversidad de la topografía, del clima, del conocimiento histórico que tienen las FARC en esa zona", resaltó Naranjo.

El jefe policial pronóstico el fin próximo del líder rebelde cuando el comandante de las Fuerzas Militares, el almirante Édgar Cely, viajaba al área, para sobrevolar la zona de operaciones y entrevistarse con las tropas.

Cely se desplazó a la zona dos días después de que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, realizara una visita similar, para conocer detalles de una acción que permitió el jueves último el ingreso de las tropas en una base móvil en la que el jefe de las FARC había estado en las horas previas.

Esta acción contra "Alfonso Cano", antiguo jefe político del grupo, hace parte de una operación continuada contra él puesta en marcha a mediados de 2008, cuando asumió la jefatura máxima rebelde.

Sáenz, antropólogo de 62 años y con casi 35 de trayectoria en las FARC, reemplazó a Pedro Antonio Marín ("Tirofijo" o "Manuel Marulanda Vélez"), fundador del grupo insurgente que murió en marzo de 2008 de una crisis cardíaca, según lo informado en su momento por el Secretariado (mando central) de las FARC.

La operación fue reforzada hace un año con la creación de la Fuerza de Tarea del Sur del Tolima, que desde entonces ha matado en combate a nueve lugartenientes de "Cano", entre ellos "Jerónimo Galeano" y "El Abuelo", piezas de su seguridad.