El Tribunal Constitucional alemán aborda hoy las denuncias presentadas por un diputado conservador y cinco profesores universitarios contra los acuerdos de la UE para el rescate del euro y el programa de ayudas financieras para Grecia.

El propio ministro germano de Finanzas, Wolfgang Schäuble, defenderá en Karlsruhe (suroeste) los intereses de Alemania ante los jueces del máximo tribunal, que previsiblemente no dictarán sentencia hasta el próximo otoño.

Los demandantes consideran que el plan para el rescate del euro y las ayudas a Grecia atentan tanto contra la Constitución alemana como contra los tratados de la Unión Europea, ya que las ayudas violan el derecho fundamental de los ciudadanos a participar en la legitimación democrática de esas medidas.

Según la jurisprudencia del Constitucional germano, la legitimación de la UE depende del Bundestag, el Parlamento alemán, que aprueba los tratados de la Unión y en el caso de que Bruselas rebase las competencias fijadas en esos tratados su actuación deja de ser legítima.

Los demandantes son el diputado conservador de la gubernamental Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera Peter Gauweiler y un grupo de profesores en torno al catedrático de Derecho Constitucional Karl-Albrecht Schachtschneider.

Este último aseguró, con motivo del comienzo del proceso, que "la violación de los tratados europeos por las medidas de rescate es evidente".

Los observadores políticos consideran que los jueces del máximo tribunal germano se enfrentan a un caso complicado.

En el hipotético caso de que declararan anticonstitucional el fondo de rescate del euro y las ayudas a Grecia sería imposible recuperar los pagos ya realizados, entre otras cosas porque el dinero ya no existe.

Asimismo comentan que, aunque podrían llegar a prohibir futuros pagos, esto resulta sumamente improbable, ya que Alemania tendría que cumplir pese a todo con los compromisos adquiridos y la reacción de los mercados sería impredecible, aunque seguramente muy negativa.

Se espera que el tribunal, en el caso de que parta de una violación de la ley fundamental, ponga a lo sumo condiciones para el futuro, exigiendo una mayor vinculación del Bundestag a la toma de decisiones.