El ataque de la fuerza pública de Colombia en 2008 a un campamento que la guerrilla de las FARC instaló en territorio ecuatoriano fue una acción de Estado que no compromete a la oficialidad, dijo el martes el jefe de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo.

Colombia desconoce la competencia de la justicia de Ecuador, que llamó a juicio a los jefes de la fuerza pública colombiana en un proceso por homicidio.

"Nos hemos prometido ya durante más de tres años no referirnos a ese caso", dijo Naranjo a la radio Caracol.

Explicó que esta negativa se debe a que, "primero...no reconocemos ese proceso, esa competencia y segundo, porque tenemos la convicción total de haber actuado frente a una decisión de Estado, que no compromete individualmente ni a Oscar Naranjo, ni a los comandantes" de la fuerza pública, agregó el jefe policial hablando en primera persona.

La declaración del oficial fue la primera desde que en junio una corte en Ecuador llamó a juicio a Naranjo por el caso del bombardeo colombiano el 1 de marzo del 2008 a un campamento de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Ecuador, en una zona cercana a la frontera.

En ese ataque murieron Raúl Reyes, uno de los jefes de las FARC, así como otras 23 personas, entre ellas cuatro mexicanos y un ecuatoriano, por lo cual el llamamiento a juicio es por el delito de homicidio.

La justicia ecuatoriana también llamó a juicio a otros tres generales y un almirante, que están en situación de retiro actualmente, pero que integraron junto con Naranjo, el único que sigue activo, el alto mando colombiano cuando se produjo el ataque.

No se ha informado si la justicia de Ecuador buscaría un orden de captura internacional en contra de los oficiales.

"Tengo confianza plena de mi gobierno y en la justicia colombiana y yo esperaría...que esta fe que tengo en la institucionalidad colombiana logre al final permitirme viajar por el mundo sin problemas", dijo Naranjo.