El presidente del Banco Central, Alexandre Tombini, defendió el martes el rumbo de la economía brasileña en una audiencia con senadores, pero debió escuchar reclamos sobre las elevadas tasas de interés del país.

Tombini destacó ante la Comisión de Asuntos Económicos de la cámara alta que la economía brasileña debe continuar con el ritmo fuerte y sustentable de crecimiento en los próximos años, mientras que la inflación está con tendencia de baja después de subir en el primer semestre.

"La inflación ya está normalizada y compatible con nuestro sistema de metas", manifestó Tombini. "La inflación está apuntando en dirección a 4,5%".

La meta inflacionaria por el gobierno para este año es de 4,5% con un margen de variación de dos puntos porcentuales, pero el acumulado de los 12 meses hasta mayo fue de 6,5%, en el límite de la meta.

El economista puso énfasis en la "evolución positiva" de la economía con la inflación en baja, el aumento en la clasificación internacional del riesgo de la deuda brasileña, disminución de la pobreza y una mayor oferta de empleo.

No obstante, los senadores reclamaron a Tombini por el hecho de que las tasas de interés de Brasil están entre las más altas del mundo.

El Banco Central tiene a su cargo la definición de la tasa referencial de intereses Selic, actualmente de 12,25% anual.

El senador Armando Monteiro, de la coalición oficialista, citó un artículo de la prensa que equiparó los intereses brasileños con los de dos países con economías que calificó como "menos dinámicas": Venezuela y Pakistán.

La legisladora comunista Vanessa Grazziotin culpó a los intereses por el empobrecimiento de la población y preguntó a Tombini cuándo iban a disminuir.

El presidente del Banco Central aseguró que la tasa Selic ya está entrando en una tendencia de reducción, pero no anticipó cuándo sería reducido.

El Banco Central incrementó la tasa referencial de intereses en los últimos meses para contener el crecimiento acelerado de la economía y frenar la inflación.