El mayor banco brasileño, el estatal Banco do Brasil, y la aseguradora española Mapfre anunciaron hoy el inicio de sus operaciones conjuntas tras el acuerdo alcanzado en 2009, que convierte a la alianza resultante en la segunda mayor aseguradora en el país suramericano.

La asociación entre la división de seguros del banco brasileño, BB Seguros Participaçoes, y la filial en Brasil del primer grupo asegurador español tiene una duración de 20 años prorrogables.

Ambas compañías comenzaron a operar de forma unificada el pasado día 1, tras recibir las autorizaciones de los organismos competentes.

Fruto de esa unión, el Grupo Segurador Banco do Brasil e Mapfre, que posee una cuota de mercado del 15,6 por ciento, obtuvo una recaudación por primas de 8.600 millones de reales (unos 5.502 millones de dólares) en 2010 y se convierte en la segunda aseguradora del país, por detrás de Bradesco, según datos de la alianza.

La unión alcanzada entre ambas compañías, que permite el desarrollo y comercialización de seguros, ocupa el primer lugar si se descuenta el ramo de salud, en el que la sociedad formada por Mapfre y Banco do Brasil no opera.

Está previsto que el grupo alcance una recaudación por desembolsos de 9.200 millones de reales (unos 5.886 millones de dólares) este año, señaló hoy el nuevo grupo en un comunicado.

El grupo está estructurado en dos divisiones por tipo de negocio: un primer holding, destinado al ramo de vida, sector inmobiliario y agricultura, presidido por Roberto Barroso, y una segunda firma para el segmento de automóvil, seguros generales y "affinity", comandada por Marcos Eduardo Ferreira.

En una rueda de prensa en Sao Paulo, Barroso precisó que el grupo ha llevado a cabo un proceso de "racionalización" y "concentración" para pasar de las 14 empresas que sumaban ambas firmas a un total de 6.

La nueva compañía, que dispone de más de 4.000 colaboradores, 17.000 puntos de venta y 25 millones de clientes, tiene el objetivo de crecer "por encima de la media del mercado en todas las líneas de negocio", apuntó Ferreira, quien no quiso concretar una previsión de crecimiento para los próximos años.

El directivo explicó que Mapfre tiene en su plan de negocios introducirse de forma independiente en el ramo de salud bajo una fórmula todavía no definida que contempla "empezar de cero" o la alianza con un socio local.

Ferreira agregó que el segmento de "grandes riesgos" presenta buenas oportunidades de crecimiento para la alianza oficializada hoy, así como en el ramo vida.

El nuevo grupo mantendrá las dos marcas operativas debido a que son "dos activos valiosos bien posicionados en el mercado" aunque la "fábrica de producto es única", aclaró Ferreira.

Los directivos, que no ofrecieron cifras de inversión, explicaron que la prioridad será la tecnología y la atención al cliente.

En opinión de Ferreira, el principal beneficio que aporta al cliente la alianza entre ambas compañías es disponer de un catálogo más amplio de productos y servicios, además de una vasta red de oficinas.

Ambos empresarios se mostraron optimistas en las perspectivas del sector, ya que la previsión de crecimiento del mercado de seguros en Brasil es del 13 por ciento para este año.

En la actualidad, el mercado de seguros aporta un 5 por ciento al PIB brasileño, según fuentes de la compañía.