Tras arrancarle un punto al otrora máximo favorito y estar a unos centímetros de llevarse los tres, Perú ahora quiere ganar uno de sus dos partidos restantes en el Grupo C, contra Chile y México, para conseguir el pase a la segunda ronda.

"Hemos sacado un punto", dijo el técnico Sergio Markarián. "Ahora hay que ganar un partido para asegurar la clasificación".

Antes de los debuts del lunes, Uruguay — el cuarto del último Mundial — era el claro favorito a ganar la llave que se disputa mayormente en las occidentales Mendoza y San Juan. Tras el empate charrúa 1-1 con Perú y la victoria de Chile 2-1 sobre un juvenil México, la "Roja" de Claudio Borghi le sacó una nariz a la "Celeste" en la lucha por el primer puesto.

Perú estuvo a punto de amargarle del todo la fría noche sanjuanina a los uruguayos. Paolo Guerrero, el molesto "llanero solitario" del ataque peruano, se lanzó en palomita en el último instante del partido y cabeceó apenas desviado lo que hubiera sido su segundo gol de la noche.

El empate uruguayo se sumó a los de Argentina con Bolivia (1-1) y Brasil con Venezuela (0-0) en una seguidilla de sorpresas brindadas por equipos "chicos".

"Nos llama a todos la atención, la cantidad de empates", dijo Markarián. "Hay un crecimiento, sin duda, de los equipos que en teoría aparecíamos con menos posibilidades".

Sin embargo, el estratega uruguayo de Perú advirtió que la diferencia de jerarquía de los planteles terminará pesando en los resultados tarde o temprano.

"Creo que a la larga los equipos poderosos van a ir consiguiendo ventajas", dijo.

A comparación con los otros equipos con base en Mendoza, Perú "madrugó" el martes, ya que entrenó al mediodía (1500GMT) en el club Godoy Cruz. Los jugadores hicieron ejercicios regenerativos, elongaciones y movimientos leves luego de jugar en el primer turno la noche anterior y hacer el viaje de 160 kilómetros apenas terminó el partido.

Más tarde, Markarián anunció que planea hacer un cambio por línea en el partido del viernes ante México en Mendoza, porque una de sus metas es la rotación para que todo el plantel adquiera experiencia en competiciones de alto nivel.

Los peruanos se fueron de San Juan conformes con un punto que, en la previa, pocos esperaban que ganaran.

"Tenía la confianza de que este grupo iba a ser fuerte", dijo Guerrero, la figura del partido. "Y lo hemos demostrado hoy día, con mucho huevo se jugó y creo que estamos jugando muy bien. Poco a poco, vamos a ir agarrando este ritmo".

El resultado renovó las esperanzas de clasificación de un plantel cuya principal meta es prepararse para las eliminatorias mundialistas, según dijo el delantero del Hamburgo alemán. En la Copa, clasifican los dos primeros de cada grupo y los dos mejores terceros, por lo que sólo cuatro selecciones quedan afuera en primera ronda.

"Creo que para Chile es difícil, para Uruguay es difícil, para México es difícil", dijo Guerrero. "Los cuatro equipos estamos en el mismo nivel y creo que está para cualquiera".

Además, Perú puede esperar que su posesión de balón y ambición ofensiva aumenten cuando el volante izquierdo Juan Vargas esté en plena forma para ser titular. Su ingreso y el de otro mediocampista, Carlos Lobatón, en el segundo tiempo ayudaron a los rojiblancos a ir para adelante con más confianza.

Vargas fue, de hecho, el lanzador del centro agónico para Guerrero que pudo haberle dado la victoria a Perú.

"Tratamos que no nos hagan daño y esperar al momento de los cambios", dijo Markarián. "Ahí me parece que lo emparejamos, tuvimos algunas de riesgo que pudimos haber convertido".