El entrenador de México Luis Fernando Tena reconoció el lunes que buscó un planteo defensivo en el debut en la Copa América contra Chile, que La Roja ganó por 2-1, pero dijo que a su equipo le faltó concretar la segunda parte del plan: los contragolpes.

"Sabíamos que Chile es un equipo muy fuerte y que se sentía local", expresó Tena. "Queríamos primero aguantar bien y luego desdoblar".

"No fuimos precisos para poder llevar más contragolpes al área rival", agregó.

Pese a ponerse en ventaja en el primer tiempo con un cabezazo de Néstor Araujo, los mexicanos se vieron superados en el juego durante gran parte del partido. Tena destacó que, aunque los candidatos en la Copa siempre sean Brasil y Argentina, Chile mostró un juego mucho más aceitado.

"Tienen grandes jugadores y además tienen una gran coordinación", dijo. "Se conocen bien, era difícil agarrarlos".

"Creo que es muy difícil que en esta Copa América alguien los pueda detener y Chile no pueda anotar gol", agregó.

El delantero Giovani Dos Santos, que se vio bastante aislado durante el partido, admitió que el plan era mantener el cero en el arco propio.

"Era el planteo del juego", dijo. "Nos faltó tocar más la pelota, llegar con más gente adelante. Fue un partido complicado".

El zaguero Héctor Reynoso, uno de los refuerzos experimentados del plantel de mayoría juvenil, se mostró molesto por la derrota.

"Sabíamos que era muy complicado, tienen muy buenos jugadores, pero creo que hicimos un trabajo defensivo importante", dijo. "Ahora no sirve de nada porque perdimos... hay que mejorar".

El defensor de Chivas restó importancia a la juventud de sus compañeros como factor en la derrota.

"No hay excusas, somos el equipo que representa a México", afirmó. "Hoy esta derrota nos duele, pero no hay tiempo de lamentarse".