Cuanto más fuerte el rival, mejor.

Frustrados por contrincantes teóricamente más débiles que pusieron cerrojos en sus defensas en la primera fecha, los favoritos de la Copa América esperan levantar su rendimiento ahora que empiezan a medirse entre sí.

Argentina, la dueña de casa que tiene al mejor futbolista del planeta, Lionel Messi, en sus filas, y Uruguay, semifinalista de la Copa Mundial, empataron sufriendo 1-1 ante Bolivia y Perú respectivamente luego de remontar marcadores adversos, en tanto que el pentacampeón mundial Brasil igualó sin goles con Venezuela.

Venezuela, Bolivia y Perú ocuparon los tres últimos lugares en las eliminatorias de la Copa Mundial Sudáfrica 2010 y se suponía que no deberían ofrecer demasiada resistencia.

Argentina y Brasil "se enfrentaron con equipos que esperaban con dos líneas de cuatro o de cinco y no es fácil entrar", declaró el colombiano Radamel Falcao. "Desde afuera el fútbol se ve fácil, pero dentro los planteamientos han sido poco ofensivos y por eso los partidos han sido un poco aburridos".

Argentina quedó en desventaja ante Bolivia cuando un taco inocente de Edivaldo Rojas se coló entre las piernas de Ever Banega y rescató un empate gracias a un gol de Sergio Agüero a 15 minutos del final. Algo parecido le sucedió a Uruguay, que regaló un gol de contragolpe al peruano Paolo Guerrero en el primer tiempo e igualó con un tanto de Luis Suárez en el segundo.

Argentinos y uruguayos controlaron el balón pero no pudieron penetrar defensas ordenadas, con marcas escalonadas que rechazaron todos sus ataques.

Los brasileños Neymar, Ganso, Robinho y Alexandre Pato no tuvieron mejor suerte ante Venezuela.

"Contra Paraguay será otro partido ya que ellos tienen otras responsabilidades. Cuando los dos intentan jugar se abren los espacios", pronosticó el técnico brasileño Mano Menezes.

Brasil enfrentará a Paraguay el sábado, en que Ecuador se las verá con Venezuela en el duro Grupo B. Ecuador y Paraguay empataron también sin goles, por lo que los cuatro equipos están igualados con un punto.

Argentina afronta el miércoles un compromiso riesgoso ante Colombia, que tomó la delantera del Grupo B al derrotar 1-0 a Costa Rica, en un duelo en el que una hermética defensa "tica" impidió más goles a un rival que jugó una hora con un hombre de más.

Costa Rica y Bolivia se enfrentarán el jueves.

Chile, líder del Grupo C tras doblegar 2-1 a México, jugará el viernes con Uruguay. Ese mismo día Perú se las verá con México.

Los chilenos también quedaron en desventaja ante una frágil selección mexicana integrada mayormente por juveniles y golpeada por la suspensión de ocho jugadores por indisciplina. A diferencia de Argentina, Brasil y Uruguay, no obstante, lograron reflejar su superioridad en goles y dieron vuelta el marcador.

"Cuando un equipo nos salga a atacar, creo que vamos a tener más posibilidades de hacer daño", declaró el técnico de Chile Claudio Borghi, haciéndose eco de las voces que pronostican partidos más abiertos y emotivos de ahora en adelante.