Al menos dos personas murieron hoy y otras catorce resultaron heridas, una de ellas de gravedad, al estrellarse un helicóptero de pasajeros Mi-8 en la región de Irkutsk, en el extremo oriente de Rusia, informaron las autoridades locales.

El aparato, perteneciente a la compañía Utair, despegó de la ciudad de Ust-Kut a 07.23 hora de Moscú (03.23 GMT) y tenía como punto de destino un pozo petrolero, según un parte de Rosaviatsia, el comité estatal de aviación civil.

El helicóptero se precipitó a tierra tras casi dos horas de vuelo.

"Dos personas murieron en el accidente. El aparato no estalló en llamas", dijo a la agencia Interfax un portavoz del Departamento de la región de Irkutsk del Ministerio de Rusia para Situaciones de Emergencia.

Según Rosaviatsia, a bordo del helicóptero siniestrado se encontraban tres tripulantes y trece pasajeros, todos ellos trabajadores de la explotación petrolera.

El Mi-8 es un helicóptero bimotor de tamaño medio, con tres tripulantes, capaz de transportar hasta 24 personas o 3.000 kilogramos de carga, que puede ir tanto en el interior como en el exterior de la nave.

El aparato, del que se fabrican versiones de uso civil y militar, tiene una autonomía de vuelo de 450 kilómetros y una velocidad máxima de 250 kilómetros por hora. E