El jardinero derecho Austin Kearns conectó su primer jonrón en 105 oportunidades al bate en esta temporada, un bambinazo de tres anotaciones en el séptimo episodio contra el abridor A.J. Burnett, para llevar a los Indios de Cleveland a una victoria de 6-3 sobre los Yanquis de Nueva York.

Los Indios ganaron el duelo de líderes de división de la Liga Americana y arruinar el regreso del campocorto Derek Jeter a la alineación del equipo de Nueva York.

Con dos corredores en los senderos y los Indios abajo en la pizarra por 2-1, Kearns, quien ha estado en un bache ofensivo toda la campaña, bateó en cuenta de una bola sin strike el lanzamiento de Burnett (8-7), y envió la pelota fuera del parque para su primer jonrón desde el 22 de agosto, cuando jugaba con los Yanquis.

Kearns comenzó el partido con .192 de promedio de bateo y dos carreras producidas jugando sólo parcialmente como titular.

Mientras, el abridor Josh Tomlin (10-4), quien lanzó pelota sin hit hasta el séptimo episodio, permitió dos anotaciones y tres imparables; dio una base por bolas y ponchó a cinco bateadores.

El abridor derecho de los Indios también se convirtió en el primero desde 1919 que lanza al menos cinco entradas en cada una de sus primeras 29 apariciones en Grandes Ligas.

El veterano Jeter volvió de su lesión a la alineación titular de los Yanquis y se fue en blanco en los cuatro turnos al bate para seguir sin acercarse a los 3.000 imparables que busca como profesional.

El capitán de los Yanquis, electo el domingo para el Juego de Estrellas por duodécima ocasión, necesita seis imparables más para convertirse en el vigésimo octavo bateador en la historia de las mayores en llegar a 3.000 imparables.

Jeter, que fue baja desde el pasado 13 de junio, batea para .260 en 62 juegos que ha disputado en lo que va de temporada.

Además, Jeter podría convertirse en el primer bateador de la laureada historia de los Yanquis que supera los 3.000 hits, una distinción que lo separaría de todas las leyendas que han jugado en los Bombarderos del Bronx.