Una explosión de origen desconocido a primera hora de hoy en una instalación de gas al oeste de la ciudad egipcia de Al Arish, en la península del Sinaí, causó un incendio en el gasoducto que permite el suministro a Jordania e Israel.

La agencia estatal de noticias egipcia, Mena, informó de que el estallido no ocasionó víctimas ni daños en los edificios que están a 500 metros del gasoducto, que también proporciona gas a la zona centro del Sinaí.

La televisión oficial egipcia precisó que la instalación de gas que explotó está en una zona desértica a un kilómetro y medio de la ciudad de Bir al Abd, a 80 kilómetros de Al Arish.

El estallido ha causado la interrupción del flujo de gas en 2.500 casas y una planta eléctrica de Al Arish.

Además, varias fábricas en la provincia del Sinaí han dejado de funcionar por el corte del suministro.

El corresponsal de la televisión explicó que todavía se pueden ver las llamas en el lugar de la explosión.

El diario gubernamental Al Ahram acusó, sin dar fuentes, a "grupos terroristas" de haber perpetrado un atentado contra la instalación de gas.

En el lugar donde ocurrió el suceso hay un conjunto de gasoductos procedentes del mar Mediterráneo que conectan con varias instalaciones para exportar gas a otros países.

El pasado 27 de abril, una explosión parecida se dio en el principal gasoducto de Egipto, utilizado para exportar gas a otros países de la zona y situado al sur de Al Arish.

El pasado 5 de febrero, en plena revolución egipcia, otra explosión se registró en otro gasoducto de Al Arish que conecta con Israel y Jordania.