Corea del Norte recibirá 10 millones de euros (14,5 millones de dólares) en ayuda después de que el país sufriera su peor año en producción de alimentos de los últimos años, informó el lunes la Unión Europea.

"El propósito de esta ayuda alimentaria es salvar la vida de por lo menos 65.000 personas que de lo contrario morirían por falta de alimentación", afirmó la comisionada de Ayuda Humanitaria, Kristalina Georgieva, en un comunicado.

Los expertos de la Unión Europea en una misión reciente a esa nación asiática determinaron que las raciones que son distribuidas por el estado y que otorgan alimentos a dos terceras partes de la población norcoreana fueron recortadas en más del 60% a un total de 400 calorías, indicó la UE.

Incluso los niños muy desnutridos en hospitales y guarderías no están recibiendo atención y muchos ciudadanos están tan desesperados que están comiendo césped, agregó el bloque europeo.

Sin embargo, Georgieva subrayó que la ayuda se daría bajo un sistema de vigilancia "sin precedente", con lo cual se garantizaría que llegue a la gente más necesitada.

La ayuda sería manejada por el Programa Mundial de Alimentos, que vigilaría la entrega en cada una de las etapas y realizaría más de 400 visitas mensuales a los puntos de distribución a los hospitales, a las instalaciones de cuidados de menores y a los hogares, agregó la Unión Europea.

"Si se descubre en alguna etapa que la ayuda es desviada y no es entregada a sus destinatarios, entonces la Comisión no demorará en concluir su intervención humanitaria. Simplemente no podemos permitir que la gente muera de hambre y por esa razón estamos decididos a vigilar la entrega en cada una de sus etapas", dijo Georgieva.

La ayuda se enfocará para entregarse a los niños menores de cinco años, a las madres embarazadas o que estén amamantando así como a los enfermos y a los ancianos.