Una novelista francesa anunció que el martes presentará una demanda penal contra el ex director del FMI Dominique Strauss-Kahn, en la que lo acusará formalmente de intento de violación, dijo el abogado de la escritora.

La revelación trajo más incertidumbre a un intenso debate en Francia sobre si el ex jefe del Fondo Monetario Internacional puede retomar su campaña por la presidencia del país.

El caso de ataque sexual que encaró Strauss-Kahn en Nueva York se debilitó fuertemente la semana pasada al surgir dudas serias sobre la credibilidad de su acusadora. Strauss-Kahn, quien siempre se declaró inocente, fue liberado la semana pasada de su arresto domiciliario, sin necesidad de depositar fianza.

Como resultado, Francia se desgastaba el lunes por la cuestión de si el político del Partido Socialista podría revivir su sueño añejo de competir con el impopular presidente Nicolas Sarkozy, un conservador.

El mundo político francés se sacudió de nuevo el lunes, cuando el abogado David Koubbi dijo a The Associated Press que la escritora Tristane Banon interpondrá la demanda en París.

Banon decidió revelar su caso después de que Strauss-Kahn fue arrestado el 14 de mayo en Nueva York bajo cargos de que intentó violar a una mucama de un hotel.

La escritora lo acusó de desgarrarle el sostén para abrirlo y de tratar de desabrocharle los pantalones en 2002. El abogado dijo que ella decidió abstenerse entonces de presentar cargos porque la persuadió su madre, que era una consejera regional del Partido Socialista, al que pertenece Strauss-Kahn.

Koubbi había dicho antes que no se presentaría una demanda hasta que no concluyera el juicio en Estados Unidos, porque los dos casos deben mantenerse separados, pero el lunes dijo a la AP que Banon había decidido interponerla ahora en lugar de esperar.

La página de Banon en Facebook se llenó rápidamente de mensajes de apoyo.

Antes del anuncio de Koubbi, Francia estaba dividida sobre si le gustaría que Strauss-Kahn regresara a la vida pública: Dos encuestas mostraban a la gente casi dividida por igual entre quienes pensaban que debía regresar y quienes creían que su carrera política había terminado.

El posible reingreso del ex jefe del FMI a la política francesa sería un cambio radical en una campaña que ya se vio sacudida por su arresto bajo cargos de atacar a una camarera de hotel de Nueva York.

Meses antes de ese escándalo, el socialista encabezaba las encuestas y era considerado como el principal contendiente en las elecciones de 2012 en la quinta mayor economía del mundo.

___

La periodista de The Associated Press Angela Charlton contribuyó a este despacho.