El príncipe Guillermo demostró sus habilidades como piloto de helicóptero de rescate el lunes, al realizar su primer acuatizaje frente a una multitud en Canadá, donde él y su esposa Catalina realizan su primer viaje oficial al exterior desde la boda.

El duque de Cambridge ocupó la cabina de un helicóptero Sea King en Dalvay by-the-Sea, una hermosa playa de la costa norte de Prince Edward Island, para el ejercicio, solicitado por él mismo como parte de su vista. Guillermo es piloto de rescate de la Real Fuerza Aérea británica.

Vestido con traje de piloto verde olivo y casco, el príncipe y un copiloto despegaron del agua, ejecutaron un acuatizaje y carretearon, mientras Kate observaba desde tierra. Repitieron la maniobra varias veces.

Canadá es el único país que entrena a sus pilotos de Sea King a efectuar acuatizajes controlados en caso de emergencia. El helicóptero posee un casco anfibio.

Los recién casados, se encontraban en la quinta de nueve jornadas de su viaje a Canadá, participaron también en una regata, pero en distintos botes. El 8 de junio partirán hacia Los Angeles, California.

El domingo la pareja realizó un paseo imprevisto por la Ciudad Quebec, sitio de una histórica victoria británica contra los franceses en 1759, un hecho no olvidado por los separatistas franceses que realizaban una manifestación en las cercanías. La victoria en la Batalla de Quebec selló la conquista británica de la Nueva Francia.

Los duques de Cambridge — el título oficial que les otorgó la reina Isabel II el día de su boda — encontraron manifestaciones pequeñas pero ruidosas en Quebec y Montreal.

"Lo que han visto en Quebec y Montreal es, para ellos, parte de la rica trama de Canadá y en modo alguno altera su respeto y admiración por el país", dijo el vocero de la pareja, Miguel Head. "Están verdaderamente enamorados del país".