Cientos de miles de personas se manifestaron el lunes en la capital de Yemen y en otras varias ciudades importantes para exigir la rápida salida del presidente del país y criticar las propuestas para una transferencia gradual del poder.

Arabia Saudí, con el respaldo de Estados Unidos, ha propuesto que el presidente Alí Abdalá Salé renuncie en un plazo de 30 días y entregue el poder a su vicepresidente. Un gobierno de unidad nacional manejaría la nación hasta que se realicen elecciones.

Salé, quien está siendo atendido en Arabia Saudí por heridas sufridas el mes pasado durante un ataque a su palacio, se ha negado a avalar la propuesta.

Líderes manifestantes dijeron el lunes a decenas de miles en Saná, capital del país, que tales planes de transición sólo prolongarían la crisis política de Yemen. Señalaron que quieren un cambio rápido.

Mientras tanto, un funcionario de seguridad dijo que una persona murió y tres resultaron heridas cuando fuerzas de la Guardia Republicana bombardearon un área de la ciudad de Taiz, donde atacaron a miembros tribales armados. El funcionario pidió no ser identificado debido a que no estaba autorizado a hablar con reporteros.

Mahmud Taha, un activista y residente de Taiz, indicó que han sido bombardeados varios distritos de la ciudad y que miembros armados de las tribus respondieron atacando varios vehículos del ejército.

Taiz es un semillero de protestas contra el gobierno. En las últimas semanas, efectivos tribales han estado atacando en la ciudad a tropas del gobierno, detonado enfrentamientos frecuentes.