Los líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom) pusieron hoy en marcha la Agencia de Salud Pública del Caribe (Carpha) y reafirmaron su voluntad de establecer un Mercado Común al término de una cumbre en San Cristóbal y Nieves.

El objetivo de la Carpha, con sede en Trinidad y Tobago, es consolidar una política regional de salud, según el documento final de la XXXII Conferencia de Caricom inaugurada el pasado jueves.

Los jefes de Estado de los 15 países miembros reiteraron su intención de revisar el programa para la puesta en vigor del Mercado Común de la Comunidad del Caribe (CSME), que consideran clave para mejorar la competitividad a nivel regional e internacional, pero subrayaron que es necesario más tiempo para analizar aspectos como la creación de una moneda común.

Enfatizaron la necesidad de activar medidas para impulsar al sector agrícola como uno de los motores del desarrollo socio-económico del Caribe, como programas y planes que ya están diseñados con el fin de ofrecer también seguridad alimentaria.

Reconocieron la importancia de la Información y Tecnología de la Comunicación (ICT4) para el desarrollo del Caricom y se les informó sobre los preparativos para el llamado Plan de Implementación y Estrategia de Desarrollo Digital Regional que puede ser aprobado en una próxima reunión del grupo.

Con respecto a la designación del nuevo secretario general, acordaron elegirlo dentro de las próximas tres semanas de una lista de cinco candidatos que serán entrevistados por la junta de Jefes de Estado.

El presidente de Caricom, Denzil Douglas, gobernante de San Cristóbal y Nieves, dijo que el grupo está "muy cerca" de nombrar a quien sustituirá en el cargo a Edwin Carrington, quien se retiró en diciembre del año pasado tras ejercer esas funciones durante 18 años.

En cuanto a Haití reiteraron su llamado a la comunidad internacional para que cumpla con la ayuda financiera prometida para la reconstrucción de ese país devastado en enero de 2010 por un poderoso terremoto que causó la muerte de cerca de 300.000 personas.

Acordaron analizar la capacidad de la administración pública haitiana para emprender el desarrollo sustentable de la nación y se comprometieron a sostener consultas con el gobierno para definir la contribución de Caricom en esa área.

El primer ministro de Barbados, Freundel Stuart, antes de concluir el encuentro instó a sus colegas de Caricom a dejar de lado la retórica en favor de un "serio discurso intelectual" sobre aspectos como la seguridad, la salud y la cooperación.

Destacó que el grupo regional ha mostrado un "progreso alentador" en el libre tránsito de trabajadores y productos, pero debía actuar en otras áreas para mejorar el bienestar de los ciudadanos de los países miembros.

El presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, coincidió en que la manera adecuada de lograr los objetivos del bloque regional es crear beneficios reales para los caribeños, emprender iniciativas que las personas sientan que "están impactando sus vidas".

Durante la cumbre se trató cómo reflotar el bloque regional, de cuya fundación se cumplen hoy 38 años y de la reestructuración de la Secretaría de Caricom para que se concentre más en "los resultados" a favor de los pueblos caribeños.

Combatir el crimen organizado a nivel regional y prevenir el abuso infantil fueron otros de los temas de la cumbre, en la que Colombia participó como observador.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, destacó durante su intervención el sábado pasado la importancia de que el Caricom refuerce sus vínculos con Suramérica a fin de que ambas regiones se beneficien de la cooperación en el plano económico, social y de seguridad.

Son miembros del Caricom, creado el 4 de julio de 1973 con la firma del llamado Tratado de Chaguaramas, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, Guyana, Haití, Jamaica, Montserrat, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Trinidad Tobago.

Son asociados Anguila, Bermuda, Islas Vírgenes británicas, Islas Caimán y Turcos y Caicos.