Un hombre de 59 años de la central provincia argentina de San Luis se convirtió en el primer muerto por las bajas temperaturas en el país suramericano, azotado estos días por una ola de frío polar, informaron hoy fuentes policiales.

El hombre fue hallado sin vida en el rancho en el que vivía solo en una localidad de las sierras de San Luis, provincia situada unos 790 kilómetros al oeste de Buenos Aires.

El fallecido vivía al pie de un cerro ubicado a unos 85 kilómetros de la capital provincial y en donde las temperaturas oscilan estos días entre los 10 y los 15 grados bajo cero, precisó la agencia estatal Télam.

La semana pasada un indigente de 34 años fue encontrado muerto en una plaza de la ciudad de Mendoza, capital de la provincia homónima fronteriza con Chile, y en un principio se había informado de que la causa del fallecimiento fue una hipotermia.

No obstante, la autopsia reveló que falleció por un aneurisma en la aorta, y que el frío no había tenido nada que ver.

A la muerte del hombre de San Luis se suman al menos seis más por intoxicación con gases de monóxido de carbono, producto de la mala combustión del sistema de calefacción.

Por esta causa fallecieron este domingo un padre y sus dos hijos, de 2 y 11 años, en la sureña provincia de Chubut, mientras que la madre fue internada en grave estado.

Los otros tres muertos fueron una joven de 23 años en Mar del Plata y un matrimonio septuagenario en La Plata, capital de la provincia de Buenos Aires.

Según la organización no gubernamental Red Solidaria, cada año fallecen en Argentina entre 80 y 100 personas por hipotermia o por inhalación de monóxido de carbono.