El gobierno de México rechazó el lunes que se favorezca a Joaquín "El Chapo" Guzmán, presunto líder del Cartel de Sinaloa y uno de los capos de las drogas más poderosos del mundo.

El vocero del gobierno federal en materia de seguridad, Alejandro Poiré, señaló en su blog que "El Chapo" y su grupo son perseguidos "con el mismo acecho y firmeza" que otros narcotraficantes y una muestra es que en los últimos años ha recibido importantes golpes.

En distintos momentos del gobierno del presidente Felipe Calderón, que asumió el poder en diciembre de 2006 y lanzó de inmediato una ofensiva contra el crimen organizado, han surgido versiones de que autoridades federales permiten la expansión del Cartel de Sinaloa mientras aniquila a grupos rivales.

Poiré aseguró que el Cartel del Pacífico, como ahora las autoridades suelen referirse al Cartel de Sinaloa, "es más débil que al inicio de este gobierno" tras constantes detenciones y decomisos.

"Las capturas de integrantes de distintos niveles de la organización han resultado en golpes decisivos que van desde afectaciones a su línea de mando hasta el freno a su expansión criminal", escribió Poiré.

El portavoz recordó que entre las más importantes bajas del grupo de "El Chapo" se encuentran las de Ignacio "Nacho" Coronel, quien fue abatido en 2010 y era considerado el tercero de en la jerarquía del Cartel de Sinaloa.

También destacó la captura en 2008 de Jesús "El Rey" Zambada, presunto responsable de traficar drogas en el aeropuerto de la capital mexicana y hermano de otro de los líderes del Cartel de Sinaloa, Ismael "El Mayo" Zambada.

Añadió que el decomiso histórico de 134 toneladas de marihuana en la ciudad fronteriza norteña de Tijuana en 2010 fue un golpe más al grupo de "El Chapo".

Poiré ha utilizado en las últimas semanas su blog para confrontar lo que considera "mitos" alrededor de la estrategia de seguridad del gobierno federal, como el que se favorece a Guzmán.

"El gobierno federal ha dejado claro que a los criminales no se les regalan pactos ni impunidad, sino se les lleva ante la justicia", añadió.

El Chapo Guzmán se fugó en enero de 2001 de una prisión mexicana de máxima seguridad y desde entonces se ha convertido en uno de los capos más poderosos, por quien México ofrece una recompensa de poco más de dos millones de dólares y Estados Unidos de hasta cinco millones de dólares.

La revista Forbes ha incluido a "El Chapo" en su lista anual de los hombres más ricos del mundo con una fortuna estimada en unos 1.000 millones de dólares.