El rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), al que se han atribuido recientes ataques armados como un coche bomba, ratificó la vigencia de su lucha armada al cumplir 47 años, según un comunicado conocido el lunes.

"El 4 de julio de 1964, fue la fecha histórica de la primera marcha guerrillera del Ejército de Liberación Nacional de Colombia. Hoy, 47 años después siguen vigentes todas las motivaciones que originaron este enguerrilleramiento popular", dijo el grupo en un comunicado difundido en el sitio de internet "Voces de Colombia" que divulga sus pronunciamientos.

Desde la fecha de surgimiento de esa guerrilla y hasta ahora "se han agravado todas las causas que justifican el levantamiento armado: la explotación económica, la exclusión política...la represión militar y la dependencia externa", añadió el ELN.

"Hoy, Colombia es un país más desastroso, empobrecido, injusto, dependiente, envilecido e invivible, que hace 47 años. Por eso, la rebelión... no sólo es una necesidad, sino una obligación", agregó el grupo.

Las declaraciones del ELN, cuyos miembros se calculan en unos 2.000 según las fuerzas militares, se producen luego de que la semana pasada el presidente Juan Manuel Santos ratificara que los cambios que el país requiere se deben hacer desde la legalidad y no desde "el monte", aludiendo al medio en donde se desenvuelve la insurgencia.

Aunque con mucha menor actividad que la mayor guerrilla del país, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), las autoridades han atribuido al ELN recientes ataques como la colocación el 18 de junio de un coche bomba en Popayán, una ciudad del suroeste colombiano y que provocó la muerte de un hombre.

De origen campesino y al que se unen más tarde elementos de la Teología de la Liberación, el ELN tiene, como las FARC, en el narcotráfico, la extorsión y el secuestro algunas de sus fuentes de financiamiento y ha participado en al menos dos infructuosos procesos de negociación de paz en los 90 y a inicios de esta década.