Cientos de egipcios atacaron el lunes un tribunal de la capital, riñeron con los guardias de seguridad y bloquearon una importante autopista durante horas luego de que la corte ordenó dejó en libertad a 10 policías acusados de asesinar a manifestantes durante el reciente levantamiento popular en el país.

La protesta del lunes se suman a las tensiones ya altas en Egipto por la incapacidad de la junta militar de gobierno para hacer que rindan cuentas las fuerzas de seguridad involucradas en la muerte de manifestantes durante el levantamiento que derrocó al ex presidente Hosni Mubarak.

Casi cinco meses después, sólo un policía ha sido sentenciado en relación con las muertes de más de 846 personas durante la represión del gobierno. Fue juzgado en ausencia.

Después que comenzaron los motines, el procurador general de Egipto Mahmud Abdel-Meguid ordenó revocar la decisión del tribunal en un claro intento de calmar los ánimos. No obstante, un abogado de las familias de las víctimas dijo que tal decisión era "ilegal" porque el procurador no tiene autoridad sobre la corte.

"Están tratando de engañar a la gente para apaciguarla", dijo el abogado Amin Ramez. "Los policías están ahora en los cuarteles del ejército pidiendo protección. Si la gente los ve, los van a despedazar", agregó Ramez en una conversación telefónica con la AP.

Familiares de los manifestantes muertos, que participaron en los motines, cerraron las calles por unas seis horas en la autopista que conecta a El Cairo con la ciudad de Suez, lo que ocasionó que cientos de vehículos quedaran atrapados en el embotellamiento.

Los policía estaban acusados de matar a 17 personas y de causar lesiones a más de 350 en Suez durante el levantamiento de 18 días que terminó el 11 de febrero. La corte liberó a siete de ellos bajo fianza y pospuso sus juicios hasta el 14 de septiembre. Tres son juzgados en ausencia.