La gobernadora de la sureña provincia de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, considerada por el gobierno como una aliada de la presidenta Cristina Fernández, logró la reelección el domingo.

Ríos, del Partido Social Patagónico, obtuvo en una segunda vuelta electoral el 50,22% de los votos. Su rival, Rosana Bertone, del peronista Frente para la Victoria (FPV) --en el poder a nivel nacional-- y la candidata por la que en primer lugar apostaba el gobierno de Fernández, logró el 48,91%

Pese a que no era la candidata del gobierno nacional, Ríos es considerada por el oficialismo y por analistas políticos afín a Fernández, por lo que su triunfo fue valorado positivamente en Buenos Aires ya que aseguraría algún grado de respaldo a la mandataria de cara a su pelea por la reelección en los comicios presidenciales del 23 de octubre.

La victoria de la gobernadora sorprendió porque Bertone se había impuesto en la primera vuelta electoral celebrada el 26 de junio por más de 8 puntos, aunque sin la ventaja suficiente para ser considerada ganadora. Algunas encuestas le auguraban el triunfo el domingo.

El ministro del Interior, Florencio Randazzo, que viajó a Tierra del Fuego, felicitó a la ganadora y destacó en declaraciones a la prensa la buena relación que mantiene la mandataria fueguina con el gobierno nacional y su condición de "aliada". La presidenta Fernández dialogó su vez por teléfono con Ríos.

Los comicios presidenciales de octubre están precedidos por varias elecciones provinciales. Hasta ahora, gran parte de los ganadores son del peronismo que gobierna a nivel nacional o de partidos provinciales afines al ejecutivo.

Así ha ocurrido en las norteñas provincias de Catamarca, Salta, La Rioja y Misiones, y en Neuquén, en el sur.

Ríos señaló al conocer su victoria que "en los (últimos) cuatro años" hizo un "esfuerzo muy grande para que la provincia salga adelante y la gente así lo ha valorado".

Instó a "todos, aún los adversarios, a quienes necesitamos por haber hecho una muy buena elección", a sumarse para "construir" la provincia en el periodo de otros cuatro años en que estará en el poder.