A sus 39 años, Marcelo Elizaga demostró que mantiene intacta su flexibilidad y reflejos felinos bajo el arco. Para una muestra, sólo hay que preguntárselo a los paraguayos.

El arquero argentino nacionalizado ecuatoriano fue el hombre de la noche en el empate de su selección contra Paraguay 0-0 en la apertura del Grupo B de la Copa América, que le permitió a los dirigidos por el colombiano Reinaldo Rueda sumar un punto en el sector más parejo del torneo. Brasil y Venezuela, los otros dos integrantes, también terminaron igualados sin goles el domingo.

Se trató del duelo más ameno en lo que va del certamen y en el que Elizaga hizo honor a sus apodos del "Muro" y el "Candado", bajo los tres palos. El portero, oriundo de la localidad de Morón, provincia de Buenos Aires, y de 1,87 metros de altura, regaló varias atajadas providenciales, entre ellas en el complemento al despejar con los dedos un frentazo con aroma de gol de Roque Santa Cruz.

"Sí, pude intervenir, sobre todo, en el cabezazo de Santa Cruz que fue bastante complicado", expresó Elizaga a la prensa. El ecuatoriano debió estirarse hacia su izquierda para evitar que entrase el cabezazo picado.

El técnico de Paraguay, el argentino Gerardo Martino, reconoció que Elizaga se agrandó en momentos en que Paraguay llegaba peligrosamente al arco ecuatoriano.

"Los primeros 25 minutos fueron muy buenos; pudimos haber hecho la diferencia allí, (pero) el arquero de Ecuador atajó muy bien y evitó que nos pudiéramos poner en ventaja", reconoció el "Tata" Martino. "Después en ese mismo periodo en la parte final, se vio lo peor nuestro. Perdimos la posesión de la pelota, no presionábamos".

Lo de Elizaga el domingo es un mensaje a la selección venezolana, que se enfrentará a Ecuador el sábado por la segunda fecha de la llave.

A las puertas de los 40 años, una edad en la que muchos futbolistas ya están retirados, el arquero del Deportivo Quito es uno de los veteranos en una selección en proceso de renovación bajo el timón de Rueda y que tiene como principal horizonte las próximas eliminatorias sudamericanas al Mundial del 2014.

Elizaga recibió la nacionalidad ecuatoriana en 2007 y ese mismo año debutó con la selección en la Copa América disputada en Venezuela, en que arrancó elogios al evitar una goleada en la derrota frente a Brasil por 1-0.

Entre los gratos momentos que se recuerda de Elizaga es el choque contra Argentina el 10 de junio del 2009 por las eliminatorias mundialistas, en que le atajó un penal a Carlos Tevez y salvó su arco en otras sendas ocasiones.

"Marcelo estuvo magnífico", destacó Rueda. "Se creció en un momento difícil del partido".

El delantero Christian Benítez sintetizó la actuación de Elizaga con la frase, "Nos salvó".

Elizaga pasó por varios clubes, entre ellos los argentino Nueva Chicago, Lanús, Quilmes y el ecuatoriano Emelec.

Al arquero se le preguntó al final del partido ante los paraguayos si el empate a cero goles fue justo, a lo que respondió negativamente. "La justicia no existe en el fútbol; lo único que existe es marcar los goles", destacó.

___

Juan Zamorano está en Twitter como @Juan_Zamorano