El jardinero izquierdo novato Alex Presley pegó tres imparables para encabezar el bateo oportuno de los Piratas de Pittsburgh que conectaron 14 indiscutibles y vencieron por 5-3 a los Astros de Houston en la primera jornada de la vuelta a la competición de entre los equipos de la Liga Nacional.

El triunfo, segundo consecutivo, permitió a los Piratas ponerse con marca de (44-41), tres triunfos por encima del par (.500) algo que no conseguían en 12 años.

Un día después de haber empatado también su mejor número de hits con 16, el ataque de los Piratas respondió con 13 contra el abridor Brett Myers (3-8), que iba a cargar con la derrota y la peor actuación que ha tenido en los 234 partidos que ha disputado como estelar.

Junto a Presley, Chase D'Arnaud, Garrett Jones, Neil Walker y Lyle Overbay también pegaron un par de imparables cada uno para los Piratas, que tuvieron como recompensa el disputar el cuarto partido consecutivo en su campo con las gradas llenas, algo que tampoco era normal en las pasadas temporadas.

El abridor Paul Maholm (5-9) se quedó con el triunfo después de trabajar seis episodios y permitir una carrera limpia, que ayudó a los Piratas a estar a menos de dos juegos de diferencia con relación al líder de la División Central de la Nacional, algo que no sucedía desde la temporada de 1997.

El segunda base Jeff Keppinger pegó dos imparables y anotó dos carreras para los Astros (29-57), que perdieron el cuarto partido consecutivo, el noveno de los 10 últimos y el duodécima de 14.

El jardinero derecho Hunter Pence pegó dos imparables en tres turnos al bate y llegó a nueve juegos consecutivos que ha conectado de hit para los Astros, que tienen la peor marca de las Grandes Ligas.