El presidente Hugo Chávez retornó el lunes en la madrugada a Caracas tras pasar casi un mes de convalecencia en La Habana después de que le extirparan un tumor cancerígeno.

El mandatario de 56 años, vestido de traje deportivo, arribó al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, donde fue recibido por el vicepresidente Elías Jaua y algunos de sus ministros y estrechos colaboradores, según imágenes que difundió la televisora estatal.

"Es el inicio del retorno", declaró Chávez a la televisora al anunciar al país su sorpresivo regreso.

"Estoy emocionado y feliz", indicó el mandatario en un breve comunicado, en el que también informó que se encuentra en su casa y que su proceso de recuperación "va bien".

"Hay una profundidad de reflexiones producto de días muy difíciles, de horas de angustia, de dificultades laberínticas, pero gracias a Dios, a la ciencia, a la atención medica, y el proceso que va bien de recuperación se abrió el camino", comentó Chávez al referirse a lo que fue su proceso de convalecencia en Cuba.

Agregó que se está preparando para un "leve descanso" y que actualmente se mantiene sometido a "chequeos médicos, horarios estrictos, medicamentos, rehabilitación" como parte de su tratamiento.

El presidente invitó a los venezolanos a una concentración el lunes para celebrar su regreso a Venezuela.

"Este retorno es un indicio de las batallas futuras y las victorias futuras que tendremos como pueblo y con él como líder al frente", dijo Jaua a la televisora estatal.

"Lo hemos visto de muy buen ánimo, mucho entusiasmo, y muchas ganas de seguir en la batalla por su plena recuperación de la salud", señaló Jaua.

Entre afiches que decían "Pa'lante comandante", decenas de seguidores de Chávez se concentraron el lunes en la céntrica Plaza Bolívar para celebrar el arribo del mandatario, de acuerdo a imágenes que presentó la televisora estatal.

El diputado Alfonso Marquina, líder de la bancada opositora en la Asamblea Nacional, manifestó su satisfacción por el regreso de Chávez y por lo que consideró como "la estabilización de una situación irregular en la cual se mantenía al país que era un presidente ejerciendo, cumpliendo sus funciones desde La Habana, Cuba".

La oposición sostiene que una serie de acciones que tomó el mandatario desde la isla caribeña iban en contra de la Constitución que prevé que el asiento del Poder Ejecutivo es el territorio venezolano.

Marquina cuestionó el hermetismo del gobierno sobre el estado de salud del gobernante y su regreso al país, y aseguró que las autoridades mantienen una "novela trágica" sobre el caso.

"Si estaba previsto, como en efecto tiene que haber estado previsto el traslado del presidente porque no es una cuestión improvisada, no entendemos porqué el no anunciarlo al pueblo de Venezuela", indicó el congresista a la AP en una conversación telefónica.

Al ser preguntado sobre si la oposición insistirá en que el mandatario se separe temporalmente de su cargo mientras sigue el tratamiento por el cáncer, Marquina señaló que "sería temerario fijar una posición por adelantado. No sabemos exactamente cual es la enfermedad del presidente, cual es el tratamiento que requiere y cuales son las consecuencias que este tratamiento acarrea".

"Lo que nosotros le exigimos es más responsabilidad no solo al presidente sino a todo el alto gobierno para que informe debidamente al pueblo de Venezuela sobre la situación real del presidente", acotó.

El gobernante anunció el pasado jueves en Cuba que le fue extirpado un tumor con células cancerígenas que estaba localizado en la región pélvica.

El canal estatal también divulgó algunas imágenes del momento en que el presidente cubano Raúl Castro despidió a Chávez en el aeropuerto de La Habana poco antes de abordar el avión que lo traería de regreso a Caracas.

En un discurso desde Cuba, Chávez anunció el jueves que tras una primera intervención a la que fue sometido el 11 de junio por un absceso pélvico, debió ser operado por segunda vez debido a que se le detectó un tumor cuya localización no precisó.