El precio de la canasta de crudo de la OPEP subió ligeramente esta semana, pese a que la Agencia Internacional de Energía (AIE) liberó parte de sus reservas y Arabia Saudí aumentó su bombeo en los últimos meses.

El precio del barril de petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha mantenido la tendencia alcista y se vendió el jueves a 107,5 dólares, un 1,33 por ciento más que la semana pasada.

Por el contrario, el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, cerró el viernes con un retroceso del 0,63 % en el mercado de futuros de Londres ante el temor de una evolución negativa de la economía en China y Estados Unidos.

Esta variedad para entrega en agosto cerró en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) en 111,77 dólares, 0,71 dólares menos que al cierre del jueves de 112,48 dólares.

El petróleo de Texas (WTI), de referencia en EEUU, también bajó el viernes un 0,5 % para cerrar en 94,94 dólares por barril, con lo que interrumpió la racha alcista de las últimas tres jornadas.

Al final de esta última sesión de la semana en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en agosto -los de más próximo vencimiento- habían restado 0,48 dólares al precio de cierre del jueves.

El optimismo de los mercados tras la aprobación del ajuste griego ha favorecido una apreciación del euro frente al dólar, algo que suele impulsar al alza al "oro negro" al abaratar sus contratos, ya que éstos se comercian en la moneda estadounidense.

En las últimas cuatro jornadas, el crudo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) recuperó así todo el terreno perdido desde el 23 de junio, cuando la Agencia Internacional de Energía (AIE) anunció que en julio liberaría una considerable cantidad de crudo.

En todo junio, el valor medio del barril de la OPEP -calculado en base a los precios de doce calidades de crudo, una por cada país miembro- descendió hasta los 109,4 dólares, desde el promedio de 109,94 dólares registrado en mayo.

Los doce países miembros de la OPEP produjeron en junio una media de 29,58 millones de barriles diarios mb/d ó 310.000 b/d más que en mayo, según los últimos datos revisados que publicó la consultora vienesa JBC, que precisa que Arabia Saudí es el principal autor de este bombeo adicional en el primer semestre de 2011.

Agregó que tras la indecisión demostrada en la conferencia ministerial del 8 de junio en Viena por esta organización, altos responsables gubernamentales saudíes se apresuraron a anunciar una acción unilateral para garantizar un mercado bien surtido en el tercer trimestre del año y no asfixiar el crecimiento económico mundial.

El bombeo del primer productor mundial de petróleo se situó en junio en una media de 9,25 mb/d o unos 350.000 b/d más que en mayo.

Este incremento fue neutralizado en parte por la pérdida de producción de otros dos miembros de la OPEP, Nigeria y Angola.

Para julio JBC prevé un bombeo saudí de unos 10 mb/d, aunque le serviría perfectamente de excusa si no alcanza esta meta el hecho de que la AIE haya colocado en el mercado unos 60 millones de barriles de petróleo y sus derivados procedentes sus reservas para aliviar la presión de los precios.

La medida sorprendió inicialmente a los mercados la semana pasada, pero esta semana el acuerdo sobre la concesión del último tramo de un crédito de 12.000 euros para que Grecia pueda cumplir con sus compromisos financieros más inmediatos ha dado un respiro, al menos efímero, a los operadores.

El temor entre los inversores persiste de que una suspensión de pagos en ese país mediterráneo contagie a otros miembros de la zona euro, lo que puede generar una recesión con consecuencias impredecibles para casi 400 millones de consumidores de productos energéticos.