Thomas Levet fue profeta en su tierra y con una ronda final de 70 golpe, uno bajo par, se llevó el domingo el título del Abierto de Francia.

Levet superó por un golpe al danés Thorbjorn Olesen y al inglés Mark Foster.

Rumbo al sexto título de su carrera, Levet embocó cuatro birdies con tres bogeys el domingo, cerrando con un acumulado de 277 golpes.

Cuarto quedó el alemán Martin Kaymer, a tres golpes. El resultado le permitirá a Kaymer desplazar del tercer lugar del ranking mundial al norirlandés Rory McIlroy, flamante campeón del Abierto de Estados Unidos.