El Santos, que el 22 de junio conquistó la Copa Libertadores, venció hoy por 1-0 al América Mineiro en partido pendiente del Campeonato Brasileño, pese a que no contó con Neymar ni Ganso, sus principales estrellas, y abandonó la zona de amenazados por el descenso a la segunda división.

El Santos, del entrenador Muricy Ramalho, necesitó de la ayuda de un autogol de Anderson, zaguero del América Mineiro, para ganar el partido correspondiente a la sexta jornada, que había sido aplazado.

Ramalho empleó hoy en el estadio Pacaembú una alineación totalmente improvisada debido a que sus principales jugadores, la joven revelación Neymar y los centrocampistas Paulo Henrique Ganso y Elano, están concentrados en Argentina con la selección brasileña que disputa la Copa América.

Con el resultado, el abandonó el grupo de los cuatro últimos en la clasificación de la Liga, que son castigados con el descenso a la segunda división.

El equipo de Neymar sumó ocho puntos y ocupa la undécima posición, lejos del Corinthians, el líder con 16 puntos.

El Santos aún tiene un partido pendiente, precisamente con el Corinthians, por lo que puede recortar las diferencias y mantenerse entre los aspirantes al título este año.

Así como el partido con el Corinthians, el compromiso con el América, disputado hoy, fue uno de los que el Santos aplazó para concentrarse en la Libertadores, cuyo título consiguió el mes pasado al imponerse en la final al Peñarol uruguayo.

Con sus principales jugadores en la selección brasileña y sin poder contar con el delantero Zé Eduardo, lesionado, ni con Maikon Leite, cedido al Palmeiras, el Santos dependió de las jugadas de los suplentes Leo y Alex Sandro para mostrarse ofensivo ante el América.

Su suerte fue el tempranero gol que consiguió a los 7 minutos del partido luego de que el zaguero Anderson desviara a puerta propia un cobro hecho por Danilo.

El resto del partido mostró a un América más arriesgado buscando el empate y a un Santos más defensivo intentando apenas sorprender con contragolpes.

El Santos se salvó en varias oportunidades de encajar un gol que habría determinado el empate y su permanencia entre los cuatro últimos en la clasificación.