El canciller peruano, José Antonio García Belaúnde, aseguró que su país quiso negociar la modificación del límite marítimo con Chile, que a su juicio era "muy inequitativo", pero destacó que su par chileno se negó a conversar sobre ello y lo invitó a demandarlo en La Haya.

"Yo quería negociar. Pensaba que se podía hacer una negociación, porque era muy obvio que el tema del paralelo era muy inequitativo para el Perú, demasiado obvio", reveló el ministro en una entrevista que publica hoy el periódico chileno La Tercera.

"Él (Alejandro Foxley, entonces canciller chileno) me dijo que no había nada que negociar y que si quisiéramos que lo demandáramos (al país) ante (la Corte de Internacional de Justicia de) La Haya", aseguró García Belaúnde. "Demándanos en La Haya, me dijo", reiteró.

Según indicó, a fines de 2007 el presidente peruano, Alan García, comunicó formalmente a la entonces mandataria chilena, Michelle Bachelet (2006-2010), que iban a acudir al tribunal de Naciones Unidas.

Perú presentó finalmente su demanda ante ese organismo en enero de 2008, y con ella busca modificar a su favor el límite marítimo con su país, para llevarlo desde el paralelo a una línea equidistante a las costas de ambos países.

Tras la entrega de esa demanda, García Belaúnde asegura que la reacción de las autoridades chilenas "no fue ni positiva ni negativa", y aunque considera que "el diálogo fue perdiendo fluidez el verdadero quiebre vino con el caso Donayre".

El canciller admite que "fue muy grotesco" ver a Edwin Donayre, entonces comandante en jefe del Ejército peruano, diciendo que chileno que entrara a ese país saldría en un cajón o en una bolsa plástica.

García Belaúnde revela además que cuando en marzo de 2009 renunció su hasta entonces homólogo chileno, Alejandro Foxley (2006-2009), el ambiente "se había ido crispando", pero su sucesor, Mariano Fernández (2009-2010), "lo crispó más".

Según el relato del ministro peruano, Mariano Fernández le dijo que era "un campañero", en alusión a la campaña del entonces candidato oficialista, Eduardo Frei, quien finalmente perdió las elecciones contra el actual mandatario, Sebastián Piñera.

"'Yo soy un campañero', me dijo cuando lo conocí. Él se presentó así. Y claro, ya me di cuenta a qué se refería luego, ¿no? Por la campaña, por la campaña. Claro, lo suyo es hacer campaña. Él iba a ser jefe de campaña de Frei", asegura García Belaúnde.

El canciller peruano afirma además que Fernández, en una reunión en Trinidad y Tobago en abril de 2009, reclamó al presidente Alan García que la memoria que Perú entregó en La Haya "estaba escrita odiosa, con términos odiosos".

El titular peruano de Relaciones Exteriores admite que "había una relación más fluida con Foxley", ya que a su juicio éste actuaba como un ministro profesional y no estaba buscando réditos políticos, mientras que Fernández "iba a ser jefe de campaña de Frei".

Cuenta también que el presidente Alan García "se entendía bien" con Bachelet, pero asegura que Sebastián Piñera "también es cordial".

"Ha facilitado mucho las cosas para que exista una excelente relación. Yo con el canciller Alfredo Moreno tengo un muy buen vínculo, es una persona franca y directa", asegura.

García Belaúnde dejará su cargo el próximo 28 de julio, cuando Alan García traspase el poder al presidente electo, Ollanta Humala, y días después de que Chile entregue su dúplica a la demanda limítrofe presentada por Lima, para lo que tiene de plazo hasta el próximo día 12.