Los líderes de la Comunidad del Caribe (Caricom) finalizaron hoy su segundo día de deliberaciones conscientes de la necesidad de implementar nuevas estrategias que permitan generar beneficios reales a la región.

El presidente de Guyana, Bharrat Jagdeo, informó a periodistas de que estaba complacido con las discusiones que sostuvieron durante la jornada y que incluyeron la situación de Haití, los esfuerzos para reestructurar la secretaría de Caricom y la necesidad de centrarse más "en los resultados que en el proceso".

En su opinión, la manera adecuada de lograr los objetivos del bloque regional es crear beneficios reales para los caribeños, emprender iniciativas que las personas sientan que "están impactando sus vidas y entonces es cuando dirán que Caricom está trabajando".

"Nosotros hemos acordado eso y hay el sentido de urgencia que necesitamos para crear el mecanismo que nos conduzca hacia ese nuevo enfoque", indicó.

Los jefes de Estado de los países miembros de Caricom participan en la Trigésima Segunda Cumbre del bloque regional en San Cristobal y Nieves.

Durante la reunión de hoy recibieron un informe de los asesores sobre la reestructuración de la secretaría de Caricom y, según Jagdeo, todos los líderes que pidieron la palabra dijeron que ese proceso tiene que estar orientado hacia los resultados.

Respecto a la designación de un nuevo secretario general para el grupo integrado por 15 países caribeños, dijo que continuarán haciendo énfasis en colocar a una persona que "nosotros sintamos que puede liderar ese reto".

Jagdeo aseguró que está preparado para continuar apoyando la iniciativa regional en la medida que pueda cuando ya no esté en la presidencia de Guyana.

Dejó también muy claro que no está interesado en aceptar la secretaría general de Caricom en sustitución de Edwin Carrington, quien dejó el cargo después de ejercerlo durante 18 años.

Albert Ramdin, subsecretario de la Organización de Estados Americanos (OEA) expresó su esperanza de que la cumbre de Caricom envíe un fuerte mensaje de apoyo a Haití en términos concretos.

"Un apoyo a Haití no solo en términos de solidaridad expresada como un miembro de la Comunidad del Caribe, sino en términos concretos. Hablo específicamente de una política concomitante que involucre prontas visitas a Haití de funcionarios de alto rango de la comunidad, incluyendo al presidente, así como inversiones para desarrollar negocios que se requiere se manifiesten", precisó.

La situación de Haití, que aún lucha por recuperarse de los impactos de un terremoto en enero de 2010 y causó la muerte de cerca de 300.000 personas, centró hoy parte de la agenda de los líderes regionales.

Kamla Persad Bissessar, primer ministra de Trinidad y Tobago, declaró que su país petrolero está comprometido con la integración regional y que era consciente del debate que se ha generado en torno al futuro de Caricom.

Aseguró que el compromiso de los países con la integración caribeña está "muy vivo" y que su nación, en especial, comprende su papel, su responsabilidad y colaboración en el bloque regional.

Dijo que pese a las opiniones contrarias, Caricom ha logrado un "progreso sustancial" en varias áreas como el comercio, el sector judicial y de salud.

"Irónicamente, incluso en el campo de la cooperación económica, nosotros no siempre hemos evaluado de manera real y adecuada nuestro progreso", observó al decir que mientras a la Unión Europea le tomó 35 años alcanzar un mercado común, el Caribe lo hizo en 33.

Reconoció también al cumplirse los 38 años de creación de Caricom que aún no parece generar el nivel de satisfacción que acompaña la concreción de logros.

"Creo que podría haber varias razones para esto, algunas en parte son institucionales, altas expectativas, la implementación de los temas y perennes recursos inadecuados", detalló.

La primer ministro señaló que la región también debe lidiar con el "déficit de implementación" de algunas medidas y entre esas mencionó revisar la estructura de la secretaría de Caricom.

En la cumbre, Santa Lucía recibió una subvención y créditos por 6,1 millones de dólares del Fondo de Desarrollo de Caricom (CDF), con sede en Barbados, que serán destinados al proceso de recuperación de la isla por los daños causados por el huracán "Tomás" en octubre de 2010.

El acuerdo firmado beneficiará al sector industrial con un crédito de 3,7 millones de dólares que será administrado por el Banco de Desarrollo de Santa Lucía (SLDB) y otros 2,3 millones son una subvención.