Venezuela aguantó los embates iniciales y empató el domingo sin goles con Brasil, un logro histórico para la selección "Vinotinto" que había perdido todos sus enfrentamientos previos contra la "Verdeamarela" en el torneo continental.

El temible tridente de ataque brasileño de Alexandre Pato, Robinho y Neymar apenas tuvo algunos chispazos frente a un equipo considerado como el más débil del Grupo B, pero que demostró que está para jugarle de tú a tú a cualquier selección.

Venezuela había perdido sus cinco duelos anteriores frente a Brasil en la Copa América, en muchas ocasiones por goleadas, pero esta vez no se achicó ante un oponente con pergaminos dorados.

El arquero Renny Vega respondió con seguridad cada vez que fue exigido, y la defensa venezolana no perdió el orden para conseguir el empate y sumar un punto en el sector que completan Paraguay y Ecuador.

Es el segundo empate sorpresivo en el torneo, en el que Argentina debutó con un 1-1 ante Bolivia, y demostró que el fútbol sudamericano se ha emparejado y están lejos los días en los que la selección venezolana era considerada como un regalo para los oponentes.