Alemania está dispuesta a suministrar modernos carros de combate Leopard a Arabia Saudí y a modificar así su línea política de no proporcionar al régimen de Riad armas pesadas de última generación.

El semanario Der Spiegel revela en su última edición que el Consejo Federal de Seguridad aprobó la semana pasada la exportación de dichas armas a Arabia Saudí pese a tratarse de un país autoritario.

Las autoridades saudíes están interesadas en la compra de mas de 200 carros de combate Leopard de su mas moderna versión 2A7+ de nueva fabricación.

El pedido beneficiará a varias empresas armamentistas alemanas como el fabricante de carros Krauss Maffei Wegmann, la firma Rheinmetall y otras industrias de suministros.

Riad había negociado hasta ahora la compra de carros de combate Leopard con la empresa española Santa Bárbara, que los fabrica bajo licencia.

Las autoridades alemanas habían rechazado hasta ahora la posibilidad de vender esas armas modernas y pesadas a Arabia Saudí con el argumento de que podían llegar a suponer una amenaza para Israel.