Todas las naciones deben comprometerse a cumplir objetivos vinculantes y verificables para reducir sus emisiones de carbono con el fin de alcanzar un nuevo acuerdo que reemplace al Protocolo de Kioto, dijo el domingo la canciller alemana Angela Merkel.

"Necesitamos medidas concretas ahora en todos los países", dijo Merkel a los ministros del medio ambiente y negociadores de 35 naciones, reunidos en Berlín para sentar las bases de una conferencia internacional sobre el clima que se celebrará en Durban, Sudáfrica, a partir del 28 de noviembre.

Alemania y la Unión Europea presionan por un acuerdo hacia "un tratado único y jurídicamente vinculante" que sustituya al Protocolo de Kioto, en el que las naciones industrializadas asuman el liderazgo y las economías emergentes contribuyan también a reducir las emisiones de carbono, agregó Merkel.

En ese tratado de 1997, que toma el nombre de la ciudad japonesa de Kioto, cerca de 40 países se comprometieron a cumplir objetivos específicos de reducción de emisiones.

"(El Protocolo de) Kioto expirará. Es por eso que tenemos que dejar en claro cuál será el camino a seguir", dijo Merkel a los representantes a la reunión informal de dos días, presidida por Alemania y Sudáfrica.

Es improbable que la conferencia de Durban resulte en un acuerdo final, pero hay que dar pasos importantes en esa dirección, señaló la funcionaria.

"Tenemos una tarea gigantesca", agregó, refiriéndose a la resistencia de varias naciones, que incluyen a Estados Unidos y China, para acordar objetivos climáticos vinculantes ambiciosos.

Merkel subrayó que los objetivos de reducción de emisiones no sólo deben ser obligatorios, sino también verificables.

"Por cuestión de transparencia ... es necesario que alguien pueda examinar si nos atenemos a los compromisos", afirmó.

Además es necesario acordar cuál será la institución o el proceso para supervisar los avances hacia el logro de los objetivos, dijo Merkel.