La Central de Trabajadores Argentinos (CTA), uno de los dos sindicatos del país, arropada por las Madres de Plaza de Mayo, entre otros grupos sociales y de derechos humanos, manifestaron hoy al presidente de Bolivia, Evo Morales, su apoyo en el reclamo "soberano" de La Paz de una salida al océano Pacífico.

En un homenaje celebrado en el Teatro Cervantes de Buenos Aires, los dirigentes leyeron una declaración suscrita por sindicatos, movimientos de izquierda y agrupaciones sociales y humanitarias en la que mostraron su "firme solidaridad con el pacífico reclamo de una salida soberana al mar" de Bolivia.

Morales, quien este jueves fue designado doctor honoris causa por la Universidad Nacional de Córdoba, la más antigua del país, aseguró que este apoyo es un importante "aliento" al histórico reclamo del pueblo boliviano.

Bolivia perdió su salida al mar en una guerra contra Chile a finales del siglo XIX y desde entonces el asunto ha dificultado los vínculos entre ambos países, que tienen suspendidas sus relaciones a nivel de embajadores desde 1962, con un breve paréntesis en la década de los 70.

Las relaciones bilaterales dieron un giro tras el anuncio en marzo de que Bolivia iba a demandar a Chile en tribunales y organismos internacionales porque los cinco años anteriores de diálogo bilateral no dieron resultados.

"Nosotros hemos tenido mucha confianza con la expresidenta de Chile (Michelle Bachelet), hemos avanzado bastante. Empezamos a construir confianza con el nuevo presidente (Sebastián Piñera) pero lamentablemente surgieron nuevos intereses, que no es el pueblo chileno (...) sino (que) grupos que quieren amedrentarnos", señaló hoy Morales, que culpó a las "oligarquías" nacionales apoyadas por las "trasnacionales".

"No quisimos caer en esa provocación", afirmó el presidente boliviano.

Aseguró que fueron "intereses externos, ajenos a Sudamérica", quienes invadieron Bolivia en el siglo XIX, y en su opinión hoy "la historia se repite" tanto en su país como en Argentina con las Islas Malvinas, cuya soberanía reclama Buenos Aires al Reino Unido.

"Otra vez es el imperio el que invade, pero no tenemos otro camino que decir con mucha fuerza", afirmó en medio de las ovaciones de dirigentes sociales y representantes de la numerosa colectividad de residentes bolivianos.

Tras el acto, en el que estuvo acompañado por algunos ministros de su Gabinete, Morales se dirigió al Estadio Único de La Plata, a las afueras de Buenos Aires, donde presenciará hoy el partido inaugural de la Copa América, en el que la selección de su país se enfrentará a la anfitriona.

Morales fue recibido este jueves por su par argentina, Cristina Fernández, con quien inauguró un gasoducto que permitirá incrementar fuertemente los envíos de gas boliviano a Argentina.

Esta mañana se reunió con representantes de la colectividad judía en el país, a quienes ofreció sus disculpas por haber recibido a principios de junio al ministro iraní de Defensa, Ahmad Vahidi, requerido por la justicia argentina por el atentado contra una mutualista israelí de Buenos Aires que dejó 85 muertos en 1994.