Nicaragua y México celebraron hoy en Managua los 13 años del Tratado de Libre Comercio (TLC), que entró en vigor en julio de 1998 y ha permitido un incremento en las exportaciones para ambos países, con un balance favorable a México, según fuentes oficiales.

Durante la celebración, autoridades y empresarios de ambos países evaluaron el impacto de ese acuerdo y discutieron sobre los retos pendientes para aprovechar las ventajas que ofrece el TLC, el primero suscrito por esta nación centroamericana.

El embajador mexicano en Nicaragua, Raúl López, dijo a periodistas que ese acuerdo ha fomentado el intercambio comercial entre ambos países, aunque con ventaja para México, principalmente por las exportaciones de petróleo hacia Nicaragua.

Las ventas anuales de México hacia Nicaragua han pasado de 87 millones a 605 millones de dólares desde la firma del TLC, un incremento del 595,4 %, según cifras oficiales.

Mientras, las exportaciones nicaragüenses hacia México han subido de 11,4 millones a 62,1 millones de dólares, para un crecimiento de 444,1 %, de acuerdo con datos del nicaragüense Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

En tanto, el déficit comercial nicaragüense con México pasó de 75,6 millones a 542,9 millones de dólares, desde que se firmó ese acuerdo, principalmente por la compra del petróleo mexicano y sus derivados.

Mientras que Nicaragua vende a México, en el marco de ese TLC, cacahuete, ganado en pie, carne bovina, cuero y ron.

Durante el acto, el embajador López anunció que el grupo mexicano Maseca, una filial de GRUMA, planea construir una planta industrial procesadora de harina de maíz en Nicaragua, sin dar más detalles.

Los textos del acuerdo se firmaron el 18 de diciembre de 1997 y entraron en vigor el 1 de julio de 1998.