De 1983 al 2003, los dos primeros en el escalafón mundial del tenis nunca se enfrentaron en la final de Wimbledon.

Pero el domingo volverá a ocurrir por séptima vez en ocho años, aunque con una diferencia.

Gracias a Roger Federer y Rafael Nadal, las finales entre el primero y el segundo en el ránking se tornaron familiares en los últimos años, tanto en el All England Club como en otros escenarios. El domingo, el número uno, Nadal, volverá a protagonizar una final con el número dos, aunque esta vez su adversario no será Federer sino Novak Djokovic. Pero pase lo que pase en la final, Djokovic pasará al frente como número uno del tenis mundial.

A partir del lunes, el serbio desplazará a Nadal al segundo puesto.

"Un muchacho jugó de manera increíble en la primera mitad del años, y por eso es el nuevo número uno", admitió Nadal. "Sólo nos queda felicitarlo, porque lo que hizo en esta primera parte de la temporada es algo notable, realmente fantástico".

No hay duda de que es así. Djokovic tiene una foja de 47-1 en el 2011, incluso 4-0 contra Nadal, a quien venció en dos finales en canchas de superficie dura y otras dos de arcilla.

"Las cuatro veces que le gané este año probablemente me ayudarán de algún modo a prepararme mentalmente para este partido", dijo Djokovic, que en total tiene todavía una desventaja de 11-16 ante Nadal, incluso 0-5 en torneos de Grand Slam.

El serbio de 24 años ganó los primeros siete torneos en que participó en esta temporada, hasta que su racha victoriosa de 43-0, que databa de la final de la Copa Davis en diciembre, se cortó cuando perdió con Federer en semifinales del Abierto de Francia.

"El es el mejor jugador del mundo en este momento", afirmó Jo-Wilfried Tsonga después de perder con Djokovic en semifinales.

Esa victoria catapultó a Djokovic a su primera final en Wimbledon y quinta en un Grand Slam. Hasta ahora tiene dos victorias y dos derrotas en esas finales: ganó dos veces el Abierto de Australia y perdió dos veces en el Abierto de Estados Unidos, con Federer en el 2007 y con Nadal el año pasado.

Nadal, por su parte, aspira a su tercer título en Wimbledon y undécimo de Grand Slam. Con 25 años cumplidos el mes pasado, Nadal sería el segundo más joven en llegar a los once, apenas detrás de Bjorn Borg.

Y de ganar, el español empataría el cuarto lugar con el mayor número de victorias en torneos de Grand Slam, sólo detrás de Federer (16), Pete Sampras (14) y Roy Emerson (12).

Nadal no quiere decir si aspira a alcanzar o superar el récord de Federer.

"Pienso en el número diez", dijo Nadal. "Eso es lo que tengo en el bolsillo. No tengo once, ni doce, ni trece, y el dieciséis está muy lejos. Y creo que la cifra no se detendrá allí. Roger tendrá oportunidades de ganar más".

Nadal ha ganado 20 partidos consecutivos en Wimbledon y tiene una foja de 32-2 en este torneo desde el 2006, y llegó a cinco finales consecutivas.

Perdió con Federer en las finales de 2006 y 2007, pero le ganó en el 2008. Después se perdió Wimbledon en 2009 con una tendinitis, y venció a Tomas Berdych en la final del año pasado.

______

Howard Fendrich está en http://twitter.com/HowardFendrich