Los ministros de Finanzas de la zona euro celebran hoy una conferencia telefónica para desbloquear la entrega de 12.000 millones de euros de ayuda multilateral para Grecia, que deben evitar que el país caiga en suspensión de pagos durante el verano.

Las dudas que pesaban sobre los compromisos griegos se disiparon esta semana con la aprobación por parte del Parlamento griego del nuevo plan de ajustes propuesto por el Gobierno, condición puesta por Europa para dar luz verde a la entrega del nuevo tramo del rescate.

El alivio obtenido al superar la prueba parlamentaria ha permitido adelantar un día la reunión y celebrarla por teléfono, a diferencia de la última cita del Eurogrupo, que se prolongó durante varias horas y terminó de madrugada, sin acuerdo sobre el desembolso debido a la desconfianza que producía la situación en Atenas.

La conferencia de hoy se celebrará a partir de las 16:00 horas GMT y en Bruselas todas las fuentes dan por hecho que no habrá problemas para desbloquear la nueva partida de 12.000 millones.

"Se cumplen las condiciones para tomar una decisión sobre el desembolso del próximo tramo de asistencia financiera para Grecia", anunciaron ya tras el voto en Atenas los presidentes de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Estos 12.000 millones corresponden al quinto tramo del rescate de 110.000 millones de euros concedido en mayo de 2010, aunque la UE y el FMI ya trabajan en la preparación de un segundo rescate para el país, que se ha revelado necesario tras constatar que Grecia no estará en condiciones de volver a financiarse en los mercados el año que viene, como estaba previsto en el primer rescate.

Además de afrontar los vencimientos más inmediatos de Grecia, los ministros tratarán de avanzar en el diseño de ese segundo rescate, que podría ascender a otros 110.000 millones para cubrir las necesidades del país hasta 2014.

El Eurogrupo tratará concretamente la aportación de los acreedores privados al rescate y los recientes avances registrados en este sentido en las negociaciones informales mantenidas en Francia y Alemania con sus respectivos sectores bancarios.

En todo caso, fuentes europeas explicaron que el desarrollo de este segundo plan está aún en una fase temprana, por lo que no es de esperar que se alcancen decisiones.

Los ministros de Finanzas podrían completar los trabajos en este sentido en su reunión ordinaria del 11 de julio.