La OTAN comenzó a incrementar sus ataques aéreos en el oeste de Libia, donde los insurgentes dicen haber tenido avances en una región que aún sigue bajo control de Moamar Gadafi, informó la alianza el sábado.

El régimen de Gadafi está decidido a evitar que los combatientes de la oposición avancen desde los frentes en el sur y este del país norafricano hacia la capital, Trípoli. Los rebeldes han consolidado en gran medida el control sobre el tercio oriental de Libia, pero han pasado apuros para retener o incrementar su presencia en el oeste.

Las declaraciones más recientes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte indican que la alianza confía en inclinar la balanza más a favor de los rebeldes, luego que Gadafi amenazó el viernes con efectuar ataques en Europa a menos que la OTAN suspenda sus operaciones aéreas sobre Libia.

La alianza informó en un comunicado que destruyó más de 50 blancos militares en el occidente del país esta semana. Dijo que sus ataques se enfocaron en las fuerzas leales al líder libio concentradas en ciudades y a lo largo de "líneas importantes de comunicación".

"Nos estamos enfocando en todos los recursos militares que se han usado para atacar de manera indiscriminada a la población civil en toda Libia", dijo en el comunicado el teniente general Charles Bouchard, comandante de la misión de la OTAN en Libia. El comunicado fue enviado el sábado, pero con fecha del viernes.

La OTAN dijo que más de 1,8 millones de civiles están en riesgo de ser atacados por una acumulación de fuerzas leales a Gadafi en las ciudades occidentales a lo largo de la costa y en la cadena montañosa de Nafusa, al suroeste de la capital.

Los rebeldes controlan varias ciudades de Nafusa y la vital ciudad portuaria de Misrata. El resto del oeste de Libia, incluyendo la fuertemente protegida Trípoli, permanece bajo control de Gadafi.

Una coalición — que incluye a Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos — comenzó a atacar a las fuerzas de Gadafi desde el 19 marzo bajo una orden de las Naciones Unidas para proteger a la población civil.

La OTAN asumió el control de la campaña aérea en Libia el 31 de marzo. Con ella participan varios aliados árabes.