La checa Petra Kvitova conquistó el sábado su primer título de Grand Slam al vencer en la final de Wimbledon a la rusa Maria Sharapova 6-3, 6-4, y después se arrodilló como si no creyera en su hazaña.

Fue la primera final de un torneo grande para Kvitova, pero Sharapova, tres veces ganadora de Grand Slam, fue la que se notó más nerviosa. La campeona de Wimbledon en el 2004 incurrió seis veces en faltas dobles, incluso dos para quedar en desventaja de 4-2 en el primer set.

"Es difícil encontrar las palabras sosteniendo aquí el trofeo y viendo a los grandes jugadores en el Palco Real", dijo la ganadora. "Bueno, estoy muy feliz de haber ganado".

"Por supuesto estaba nerviosa", admitió. "Pensé que podía ganar Wimbledon. Pero tenía que concentrarme en cada punto".

"El año pasado sentí que no tenía muchas oportunidades de ganar, ya que Serena jugó muy bien", agregó Kvitova aludiendo a su derrota en semifinales ante la hermana menor de las William. "Yo era joven y no pensé que esa vez pudiera ganarle. Hoy, pienso que puedo".

Por su parte, Sharapova dijo que "lamentablemente en el tenis hay una sola ganadora al final del día y eso es lo que hace tan especial este torneo". Y dirigiéndose a Kvitova, le dijo: "Felicitaciones por una victoria maravillosa; has jugado un torneo maravilloso".

"Yo he recibido un apoyo notable durante muchos años y estar aquí con el trofeo de la subcampeona es mucho", agregó. "Evidentemente me habría gustado el trofeo mayor, pero es algo que voy a volver a disputar y espero volver a ganar".

"Pese a que perdí, creo que estar en la final fue un gran paso para mí", dijo la rusa. "Sentí que estoy mejorando este año. Eso me da gran confianza para el resto de la temporada. Considerando que no había pasado de la cuarta rueda en algunos años, me devuelve la confianza".

Kvitova, de 21 años, es la primera zurda que gana aquí desde Martina Navratilova en 1990.

Con velocidad y precisión, Kvitova hizo un juego casi impecable en la cancha central del venerable All England Club, delante de grandes del tenis de su país como Navratilova y Jana Novotna y otros ex campeones y campeonas de Wimbledon. La checa hizo correr a Sharapova de un lado a otro y nunca pareció perder la confianza pese a perder el saque tres veces.

"Una nueva estrella", dijo Navratilova entusiasmada sobre su compatriota. La nueve veces campeona de Wimbledon agregó que "no surgió de la noche a la mañana, pero es una campeona. Es una grande".

Sharapova era clara favorita. Además de ganar aquí en el 2004, conquistó el Abierto de Estados Unidos en el 2006 y el Abierto de Australia en el 2008. Una operación quirúrgica en un hombro en octubre del 2008 frenó su carrera, pero volvió a semifinales de un Grand Slam por primera vez desde ese año en el Abierto de Francia el mes pasado.

En Wimbledon, Sharapova no había perdido un solo set camino de la final. Pero en semifinales debió esforzarse para vencer a la alemana Sabine Lisicki donde cometió faltas dobles trece veces.

Sharapova ganó el sorteo al comienzo del partido y eligió recibir, quizás porque quería ganar tiempo al entrar en acción antes de probar su saque.

Sea cual fuere el motivo, pareció una medida acertada porque se puso en ventaja de 1-0 cuando su adversaria perdió tres devoluciones. Pero después la checa empezó a ganar terreno.

En desventaja 5-2 en el primer set, Sharapova cometió falta doble por tercera vez.

En el primer game del segundo set, Kvitova quebró el saque de Sharapova. La rusa cometió su quinta falta doble y dio la ventaja a la checa.