Una francesa de 78 años murió el sábado en la madrugada de complicaciones por una infección de E. coli, pero un médico dijo que no se trató de la misma cepa que ha infectado a muchas otras personas en Francia y Alemania.

La víctima había estado hospitalizada desde el 24 de junio en Burdeos, en el suroeste de Francia, por padecer del síndrome urémico hemolítico, el inusual padecimiento de riñón que afecta a un pequeño número de personas infectadas por E. coli.

El doctor Benoit Vendrely en el Hospital de Burdeos dijo que la cepa de E. coli que enfermó a la mujer no es la misma que causó la muerte de 48 personas en Alemania, una en Estados Unidos y una en Suecia. No reveló la fuente que infectó a la francesa.

Otros siete pacientes se encuentran en condición estable en el mismo hospital francés, seis de los cuales padecen de la misma cepa de E. coli que causó el brote que se originó en Alemania. Expertos de salud europeos dijeron el jueves que semillas egipcias de alholva probablemente son la fuente.

Las autoridades alemanas reportaron el viernes otra muerte por el brote europeo, llevando el total a 50.

El centro nacional de control de enfermedades informó que 48 muertes han sido reportadas en Alemania, un incremento de los 47 un día antes. La muerte en Suecia y la ocurrida en Estados Unidos están relacionadas con la epidemia, según la Organización Mundial de la Salud.

Un total de 3.999 personas se han enfermado por el brote en Alemania, incluidas 845 con complicaciones que pueden causar insuficiencia renal. Otros 122 casos han sido reportados en otros países.