El Gobierno de El Salvador acordó con el sector privado establecer "mesas de trabajo" para discutir la financiación de la segunda fase del plan seguridad del país, el cual contempla establecer un impuesto a las personas que tienen patrimonio superior a los 500.000 dólares, informó hoy la prensa local.

El empresario farmacéutico, Miguel Lacayo, dijo al diario El Mundo que al final de la reunión, que se celebró anoche acordaron con el presidente, Mauricio Funes, establecer "mesas de trabajo" para analizar la financiación del plan de seguridad.

El Gobierno pretende financiar la segunda fase del plan de seguridad por medio de un impuesto extraordinario, para las personas que tengan patrimonio superior a los 500.000 dólares, el cual se discutirá en las mesas de trabajo con el sector privado, para luego presentarlo al parlamento para su aprobación.

Funes aclaró que mientras "no se discuta el plan de seguridad no se llevará a la Asamblea Legislativa", publicó este sábado El Diario de Hoy.

"Se estima que en total serían poco más de 2.000 los contribuyentes que se incluirían en este nuevo impuesto, el cual se aplicará durante un período de tres años", informó el Gobierno mediante un comunicado.

Sin embargo, el presidente Funes dijo anoche que el nuevo impuesto que se está estudiando "tampoco está escrito en piedra", en referencia que podría cambiar, indicó El Diario de Hoy.

El presupuesto extraordinario para seguridad es de alrededor de unos 500 millones de dólares, según datos del Gobierno.

Funes dijo a los dirigentes empresariales que "están en todo su derecho de apoyar la medida (el nuevo impuesto para la seguridad) o rechazarla", y realizó un llamado a la unidad en el combate del "crimen y el delito", detalla el comunicado presidencial.

Desde 2008 al 12 de junio de este año 13.466 personas han sido asesinadas en El Salvador y 991 han desaparecidos, según datos de la Policía Nacional Civil (PNC).

Los analistas consideran que el país es uno de los más violentos de mundo, donde diariamente 11 personas son asesinadas.