Una corte guatemalteca ratificó el dictamen de las autoridades electorales que decidieron impedir que se postulara a la presidenta la primera dama Sandra Torres, recién divorciada del mandatario Alvaro Colom.

El Tribunal Supremo Electoral coincidió con los funcionarios en que la separación de Torres y Colom representó una estratagema para aprovechar una laguna legal y permitir que la primera dama se postulara. La ley guatemalteca prohibe que los familiares del jefe del Ejecutivo busquen sucederlo.

Torres puede todavía apelar la decisión tomada el viernes por el tribunal, que se ratificó el sábado, temprano. Puede también llevar su caso a la corte suprema y finalmente al tribunal constitucional, en caso de que sus apelaciones sean rechazadas por las autoridades electorales.

Pero le queda poco tiempo. Los candidatos deben quedar inscritos para el 11 de julio, dos meses antes de los comicios de septiembre.