Un convaleciente Hugo Chávez ha aumentado en las últimas horas sus apariciones en la televisión estatal y sus reuniones con ministros para reforzar la percepción de que progresivamente está retomando sus funciones, en un intento por mitigar la incertidumbre generada tras reconocer que padece cáncer.

El vicepresidente Elías Jaua descartó que se declare la "ausencia temporal" de Chávez mientras sigue su tratamiento en Cuba, pero la oposición insistió el sábado en que debido a la prolongada permanencia del mandatario en la isla caribeña Jaua debe asumir la dirección del gobierno, tal como lo establece la constitución.

El mandatario, de 56 años, anunció el jueves en Cuba, donde permanece desde el 8 de junio, que le fue extirpado un tumor con células cancerígenas cuya localización no precisó.

Durante el acto de ascenso de un grupo de generales y almirantes donde por primera vez en doce años el gran ausente fue Chávez, Jaua dijo el sábado que pese a su convalecencia el mandatario seguirá cumpliendo con sus funciones y "dirigiéndonos hacia la grandeza de la patria bolivariana".

"Nosotros sabremos cumplir nuestra tarea de no dejar caer ninguna de las políticas que usted ha empujado con tanta fuerza para nuestro pueblo, para no dejar caer la moral, la disciplina y el carácter popular antiimperialista y bolivariano de la fuerza armada", dijo el vicepresidente en un discurso que difundió la televisora estatal.

Luego de pasar 18 días sin aparecer ante los medios ni ofrecer declaraciones, en las últimas 24 horas la televisora estatal difundió un encuentro de cerca de una hora que tuvo Chávez el 29 de junio en La Habana con el canciller Nicolás Maduro, el jefe del comando estratégico operacional de las fuerzas armadas, general en jefe Henry Rangel Silva, y su hermano mayor y gobernador del estado suroccidental de Barinas, Adán Chávez.

La estatal Venezolana de Televisión (VTV) también difundió el viernes una breve entrevista que ofreció Chávez a la televisión cubana en la que anunció que había sostenido un encuentro con Maduro y que esperaba tener este sábado en La Habana una reunión de trabajo con otros ministros.

Estas apariciones han generado tranquilidad entre algunos de los fervientes seguidores de Chávez como Marlene Amador, una vendedora callejera de 50 años.

"Ahora me siento más tranquila después que lo vi... yo tengo fe y esperanza en Dios de que él se va a sanar y va a regresar al país y va a seguir gobernando como siempre", comentó Amador mientras ofrecía a la venta unos zapatos a las afueras de una estación del metro en el populoso barrio pobre de Petare, en el este de la capital.

La vendedora descartó que la ausencia de tres semanas del mandatario haya afectado el funcionamiento del país e insistió en que todo "está normal".

"Si él tiene fe de que se va a sanar yo también tengo fe de que se va a sanar. Esa es la voluntad de Dios. Si Dios pone rey, Dios quita rey. Solamente Dios es el que lo puede quitar como lo puso", agregó.

Ricardo Montes, un comerciante de 45 años, le restó importancia a las últimas apariciones de Chávez aunque reconoció que vio la noche del viernes parte de la cadena presidencial para saber cómo estaba el mandatario.

"Cuando él (Chávez) deja de salir y luego cuando sale siempre viene con una trama. Entonces la gente me imagino que se pregunta ¿qué estará tramando ahora?", dijo Montes al asegurar que "yo no estoy preocupado por Chávez".

El líder del bloque opositor en la Asamblea Nacional, diputado Alfonso Marquina, afirmó el sábado que Chávez "dejó de cumplir funciones de Estado y pasó a atender una situación personal como es un quebranto de salud" en Cuba y que por esa razón se debería declarar la "ausencia temporal" del mandatario para que Jaua asuma sus funciones.

Marquina dijo al canal de noticias Globovisión que Chávez "tiene derecho a hacer su reposo, atender a las prescripciones médicas y bueno incorporarse en el momento en que su estado de salud así lo permita", pero que mientras ese proceso de recuperación se completa el vicepresidente debe asumir la jefatura de Estado para "normalizar institucionalmente a Venezuela".

El ministro de la Defensa, general Carlos Mata Figueroa, envió el sábado un saludo a Chávez en nombre de las fuerzas armadas y dijo que entre los militares existe la confianza de que el gobernante podrá superar "la adversidad".

"Para usted comandante todo nuestro poder de fuego y todo nuestro poder de combate para su pronta recuperación", expresó el ministro en un discurso que ofreció en el patio de la Academia Militar en Caracas.

En un discurso desde La Habana Chávez anunció el pasado jueves que tras una primera intervención a la que fue sometido el 11 de junio por un absceso pélvico, debió ser operado por segunda vez debido a que se le detectó un tumor.

Agregó que recibe "tratamiento complementario para combatir los diversos tipos de células encontradas y así continuar por el camino de mi plena recuperación".

Aunque Chávez no precisó la ubicación del tumor, el médico Michael Pishvaian, especialista del Centro de Cáncer Lombardi Comprehensive de la Universidad de Georgetown, dijo a la AP que "estadísticamente, lo más probable es que sea un cáncer colorrectal".

Pishvaian indicó que el proceso de recuperación del mandatario dependerá del tipo de cáncer y del estado en que se encuentre la enfermedad.

Chávez tenía previsto reunirse el sábado en Cuba con varios miembros de su gabinete con el fin de revisar programas agrícolas.

"Esta enfermedad nadie la esperaba, pero si sirve para sobreponernos, como lo estamos haciendo, pues nos va a fortalecer. En lo personal estoy en un proceso de reflexiones y lecturas", dijo el mandatario, citado por la gubernamental Agencia Venezolana de Noticias.

-----

La periodista de AP Anne Marie García en La Habana contribuyó en esta nota.