Tras la victoria de Colombia contra Costa Rica por la mínima 1-0 el sábado en la Copa América, el técnico Hernán Darío Gómez dio marcha atrás y afirmó que se mantendrá en el timón de la selección cafetera, pase lo que pase.

"Bolillo" Gómez había dicho en días recientes que abandonaría el banquillo de la selección si no pasaba de la primera ronda, una posibilidad que ahora luce poco probable tras sumar tres puntos en su debut.

"Lo que más me mortifica que voy a echar reversa, dije que si no pasaba de esta ronda me iba", señaló el "Bolillo" Gómez en la rueda de prensa posterior al triunfo con gol de Adrián Ramos en choque por el Grupo A. "Pase o no pase no me voy, esto está muy duro".

Colombia es líder de su sector con tres puntos, dos más que Argentina y Bolivia, que empataron 1-1 el viernes.

"El equipo de nosotros está en formación", prosiguió Gómez. "Luego del partido me dije 'sería injusto irme'''.

Gómez dijo que no quedó satisfecho del todo con el rendimiento de Colombia en su primer desafío.

"Me temblaban las piernas porque hay mucha responsabilidad, compromisos muy grandes, hay países muy ilusionados, la gente con muchos sueños, entonces son responsabilidades que pesan mucho dentro de la cancha y al equipo (Colombia) le peso por momentos, perdió alegría, orden por temores. Se imaginan si Colombia no le gana a Costa Rica es un lío, un lío bravo", señaló.

La declaración previa de Gómez de que dejaría el banco si Colombia encalla en la rueda inicial del torneo causó sorpresa e incomodidad en la dirigencia del fútbol colombiano.

El presidente de la Federación Colombiana de Fútbol, Luis Bedoya, salió al paso del pronunciamiento de Gómez y dijo que el timonel fue contratado pensando en el ciclo completo rumbo al Mundial de 2014 en Brasil.

"Ese tipo de declaraciones no vale la pena ni decirlas ni analizarlas, no se puede analizar sobre supuestos", declaró Bedoya en la antesala del debut de Colombia contra Costa Rica.