El Departamento de Tesoro de Estados Unidos reiteró hoy que el próximo 2 de agosto se alcanzará el techo de endeudamiento nacional por lo que instó al Congreso a aprobar su elevación y "evitar así catastróficas consecuencias económicas".

EE.UU. alcanzó el pasado mes de mayo su límite de deuda de 14,29 billones de dólares, aunque medidas especiales tomadas por el Tesoro han dado un prórroga hasta el 2 de agosto.

"El Tesoro sigue proyectando que EE.UU. agotará su capacidad de recibir préstamos bajo el límite de deuda el 2 agosto", afirmó en un comunicado Mary Miller, secretaria adjunta de mercados financieros del departamento federal.

A falta de un mes para que se cumpla el plazo, el debate en torno a la deuda nacional y a la reducción del déficit se ha agudizado entre los legisladores demócratas y republicanos en el Congreso.

Los republicanos, mayoría en la Cámara de Representantes, se han opuesto tajantemente a cualquier plan de reducción presupuestario que no incluya importantes recortes en el gasto público y exigen que se mantenga la exención de impuestos para estimular la economía.

Por su parte, los demócratas han remarcado que la reducción del déficit pasa por un enfoque equilibrado que incluya también el aumento de ingresos fiscales, apoyado en una subida de los impuestos para los contribuyente de mayores ingresos.

El propio presidente estadounidense, Barack Obama, ha dicho que de no alcanzarse un acuerdo el país entraría en moratoria y las consecuencias serían "significativas e impredecibles" e instó a los legisladores a "que hagan su trabajo".

Este nuevo comunicado del Tesoro se produce después de que se conocieran rumores de que el titular de ese departamento , Timothy Geithner, considera dejar su cargo una vez se alcance un acuerdo sobre la reducción de déficit en EE.UU y se eleve el límite de endeudamiento.

Sin embargo, al poco de conocerse estas informaciones, el secretario del Tesoro desmintió que vaya a renunciar, en un encuentro con el expresidente Bill Clinton en Chicago.

"Tenemos muchos desafíos como país y voy a seguir haciéndolo en el futuro cercano", aseveró.

No obstante, Geithner señaló que su familia va a trasladarse a partir de otoño a Nueva York donde su hijo va estudiar en el instituto y que él viviría entre Washington y Nueva York.

Semanas atrás, Austan Goolsbee, presidente del Consejo de Asesores Económicos de la Casa Blanca, anunció que regresaría a su trabajo como profesor en la Universidad de Chicago.

A pesar de las declaraciones de Geithner, los medios estadounidenses han destacado la dificultad que se le presentaría a Obama, de confirmarse la hipótesis, para encontrar un sustituto dados los importantes retos económicos a que se enfrenta el país.

Entre ellos, la todavía lánguida recuperación económica de EE.UU, el alto nivel de desempleo y las posibles consecuencias de la crisis de deuda en Europa.

Como posibles sucesores, el diario The Wall Street Journal cita hoy los nombres de funcionarios que podrían lograr el necesario apoyo de demócratas y republicanos, como el antiguo número dos del Tesoro Roger C. Altman, el exjefe de gabinete de la Casa Blanca Erskine Bowles o el actual jefe de gabinete, Bill Daley.