El Congreso tiene un mes para elevar el límite de la deuda federal o el gobierno entrará en moratoria de pagos, advirtió el viernes el Departamento del Tesoro.

En un informe mensual que evalúa la situación fiscal del país, funcionarios del Tesoro confirmaron que el 2 de agosto se vence el plazo. Estados Unidos alcanzó su límite de 14,3 billones de dólares en mayo. Mayores ingresos y maniobras de contabilidad han permitido al gobierno seguir funcionando por el momento.

El secretario del Tesoro Timothy Geithner exhortó al Congreso a elevar el límite y "evitar las catastróficas consecuencias para el mercado y la economía de una crisis de moratoria".

El presidente Barack Obama y los congresistas republicanos están trabados en duras negociaciones para resolver el problema. Los republicanos exigen profundos recortes de gastos como condición para elevar el límite de la deuda, pero dicen que no respaldarán incrementos de impuestos, que los demócratas consideran parte vital de un acuerdo.

El funcionario demócrata dijo el jueves que el plazo real para llegar a un trato vence a mediados de julio. Eso es porque los líderes del Congreso necesitan una o dos semanas para ultimar detalles y conseguir votos.

El gobierno federal continuará recibiendo ingresos tras el vencimiento del plazo el 2 de agosto, pero eso será insuficiente para cumplir con sus obligaciones. El gobierno toma prestado 40 centavos de cada dólar que gasta y eso totaliza un déficit de 125.000 millones de dólares cada mes, dice el Tesoro.

El gobierno enfrenta varios pagos necesarios en agosto, para los que será necesario un límite de deuda más alto, dicen funcionarios del Tesoro. Unos 23.000 millones de dólares en pagos de la Seguridad Social deben ser erogados para el 3 de agosto.

Y casi 90.000 millones en deuda del Tesoro vencen el 4 de agosto, lo que significa que el gobierno debe tomar prestada esa cantidad para pagarle a los tenedores de los bonos.

Una falta de pago casi seguramente elevaría las tasas de interés y amenazaría la recuperación económica, dicen analistas. Pero algunos congresistas republicanos han expresado su escepticismo sobre esas posibilidades. Funcionarios del gobierno temen que sea necesaria una calamidad para que el Congreso eleve el límite.

El Senado canceló su receso por el Día de la Independencia y trabajará para alcanzar un acuerdo la semana próxima.