El piloto italiano Valentino Rossi (Ducati Desmosedici) espera que su moto esté "a punto" para correr el Gran Premio de Italia en Mugello, aunque asegura que todavía no está en condiciones de afirmar si podrá o no luchar por estar entre los primeros.

"Si será posible optar al podio se sabrá después de la clasificación, yo lo que quiero ahora es llegar a la tarde del próximo sábado con una moto a punto", explicó Rossi en una entrevista publicada hoy por el diario deportivo italiano "La Gazzetta dello Sport".

Sobre la polémica que rodea a la presunta ventaja que la escudería Ducati puede tener en el Gran Premio de Mugello por entrenarse habitualmente allí, el piloto italiano reconoce que su equipo tendrá "alguna indicación de más" que sus rivales.

No obstante, asegura que las informaciones recogidas en los entrenamientos y los test "son válidas para llevar a la pista cosas nuevas y no para preparar el asalto a un Gran Premio".

"Ésta no es la pista de Ducati, es el circuito de Valentino Rossi", subraya el italiano durante la entrevista, ya que el piloto italiano ganó durante siete años consecutivos el Gran Premio de Mugello, entre 2002 y 2008.

Esta temporada, sin embargo, Rossi insiste en que los problemas que han afectado a Ducati desde el inicio siguen existiendo, por lo que advierte a los aficionados de que, sea cual sea el resultado en el Gran Premio italiano, las dificultades de la moto no han desaparecido.

"Si finalmente conseguimos hacernos fuertes en este circuito, no debemos perder la cabeza", refiere el piloto italiano, que prefiere no contestar a las declaraciones vertidas por el piloto australiano Casey Stoner (Honda) hace unos días, en las que aseguraba que Rossi fichó por Ducati porque él no quiso renovar con el equipo italiano.

"Tiene razón él", sentenció entre risas Valentino Rossi.