Cuatro jugadores más de la selección mexicana de fútbol que participó en la Copa de Oro tienen rastros de clembuterol, reveló el viernes el director médico de la FIFA, Jiri Dvorak.

Señaló, sin embargo, que la investigación aún continúa para determinar con precisión qué pasó en un caso de dopaje por el que recientemente fueron separados de la selección cinco futbolistas tras dar positivo a un primer estudio por clembuterol.

"Lo que sabemos es que cinco jugadores dieron positivo a una alta concentración de clembuterol, relativamente alta, (y) tenemos a otros cuatro con rastros de esta misma sustancia. Estamos hablando de nueve de 14 jugadores que tuvieron contacto con esta sustancia", dijo Dvorak en la cadena Televisa sin mencionar los nombres.

Los cinco suspendidos de la selección son los zagueros Francisco Rodríguez y Edgar Dueñas, el portero Guillermo Ochoa y los volantes Christian Bermúdez y Antonio Naelson.

Dvorak dijo que la investigación aún continúa, aunque en principio consideró que "es difícil imaginar que prácticamente un equipo completo de un país desarrollado como México caiga en esta falta".

Presente en la misma entrevista con Televisa, el presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, Justino Compeán, aseguró que los otros cuatro jugadores no presentaban niveles suficientes para considerar que se habían dopado.

Evitó dar los nombres para evitar "alarmar" sobre una situación que no necesariamente concluirá en un caso de dopaje.

"Ni siquiera ellos lo saben", aseguró Compeán.

Los jugadores y los dirigentes mexicanos han culpado al positivo por consumo de carne contaminada durante la concentración.

Más tarde, en un evento público, Dvorak aclaró también que los niveles de clembuterol de los otros cuatro no significan que se hayan dopado; sólo que tuvieron contacto con la sustancia.

"Esos cuatro casos son casos negativos, quiero que quede muy claro, no es un hallazgo analítico adverso", dijo.