El procurador general de Ecuador, Diego García, se mostró hoy "optimista" ante las posibilidades de que el Estado evite un fallo en su contra en la demanda interpuesta por la petrolera estadounidense Occidental (Oxy).

Este jueves se realizó la última audiencia en el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), un organismo del Banco Mundial con sede en Washington.

En la audiencia, García expresó sus objeciones tanto a la competencia del tribunal arbitral del Ciadi para mediar en el caso, como al informe pericial conjunto que presentó el organismo para calcular el valor del bloque que Oxy explotaba hasta 2006, cuando Ecuador declaró caducado su contrato.

Ecuador tomó esa decisión tras acusar a la petrolera de haber cedido, sin avisar al Estado, el 40 por ciento de sus derechos en los campos de explotación a la desaparecida empresa canadiense Encana.

Oxy argumentó que Ecuador había violado el contrato entre ambas partes y presentó, días más tarde, su demanda ante el Ciadi.

Ese organismo arbitral pretende calcular ahora el valor objetivo del bloque que explotaba la petrolera, y determinar a partir de él el monto de la posible indemnización que impondría a Ecuador.

Esa cifra ha variado desde los 3.370 millones de dólares que Oxy pidió en un principio hasta los 2.362 contemplados en el informe pericial del Ciadi, que excluye, según explicó el procurador general, la compensación por daños.

En caso de que el tribunal dicte sentencia en su contra, el Estado ecuatoriano no podría apelarla, pero sí tendría 120 días para solicitar una anulación, para lo que debería "constituir otro tribunal" ante el órgano de regulación, según explicó García.

Ecuador espera que el Ciadi emita su fallo "en los próximos meses, hacia finales de año", añadió.