El estado de Minnesota amaneció hoy con una suspensión de la mayoría de las actividades de su Gobierno después de que colapsaran las negociaciones sobre el presupuesto entre el gobernador, demócrata, Mark Dayton, y la mayoría republicana en la legislatura.

"Ésta es una noche de profundo pesar para mí", dijo el gobernador Dayton en un mensaje difundido al estado antes de la medianoche en medio de abucheos de los republicanos, incluidos algunos legisladores.

El gobernador dijo que su última propuesta hubiera aumentado los impuestos solamente a quienes ganan más de 1 millón de dólares por año, esto es unos 7.7000 individuos o el 0,3 por ciento de todos los contribuyentes en el estado.

Pero los republicanos, que tanto a nivel estatal como nacional han hecho de su oposición a los impuestos un dogma, rechazaron la propuesta y Dayton argumentó que "prefieren proteger al puñado de minnesotanos más ricos a costa de todos los demás".

Los republicanos respondieron que la propuesta de Dayton para lidiar con el déficit presupuestario del estado, calculado en unos 5.000 millones de dólares, dañaría de forma irreparable la economía de Minnesota por generaciones.

"No cargaremos a nuestros hijos y nietos con pilas de deudas, con promesas de niveles de financiación que no existirán en el futuro", dijo el presidente de la Cámara de Representantes estatal, el republicano Kurt Zellers.

El cierre del Gobierno ha dejado en funcionamiento sólo los servicios de emergencia en el comienzo del fin de semana largo que incluirá el lunes, 4 de Julio, Día de la Independencia.

Si continúa el cierre los turistas no podrán visitar los parques estatales o el zoológico y los viajeros encontrarán clausurados los paradores en las carreteras. También se detendrán los trabajos de obras públicas y el otorgamiento de licencias para negocios.